Proyectos
Servicios
Órganos estatales
Flag Sábado, 19 Junio 2021
Minsk Despejado +27°C
Todas las noticias
Todas las noticias
Política
10 Junio 2021, 14:04

Los diputados y senadores belarusos se dirigieron a la comunidad internacional en relación con la situación alrededor de Belarús

MINSK, 10 jun (BelTA). - Los diputados de todos los niveles y los miembros del Consejo de la República de la Asamblea Nacional aprobaron un llamamiento a la comunidad internacional en relación con la situación alrededor de Belarús, informa BelTA.

“Nosotros, los diputados y los miembros del Consejo de la República de la Asamblea Nacional de la República de Belarús, los representantes autorizados del pueblo belaruso, hacemos un llamamiento a la comunidad internacional para que evalúe imparcialmente la situación en torno a nuestro país, cuando bajo el pretexto de la lucha por los valores democráticos se ejerce una agresiva presión generalizada sobre el Estado soberano y sus ciudadanos, una flagrante violación de los principios básicos del derecho internacional sobre la no injerencia en los asuntos internos de los estados. Estas acciones suponen una amenaza real para la paz y la seguridad internacionales y violan las disposiciones universalmente reconocidas de la Carta de las Naciones Unidas, de la que nuestro país fue uno de los fundadores. La independencia, el desarrollo del potencial humano, el crecimiento económico y el fortalecimiento de Belarús son tanto una base clara para el bienestar de los ciudadanos de nuestro país como la garantía de la estabilidad geopolítica en una vasta región que conecta Europa, Rusia y Asia”, se menciona.

Los autores del llamamiento creen que, en lugar de apoyar y desarrollar una cooperación mutuamente beneficiosa, una serie de países contribuye activamente a desestabilizar la situación en la República de Belarús: se ha lanzado contra nosotros una agresión informativa masiva destinada a involucrar a nuestros ciudadanos en actividades destructivas dirigidas a un golpe de Estado, así como a crear una imagen extremadamente negativa del país en la escena internacional.

“Se están imponiendo sanciones sin precedentes e injustificadas. Las acciones para privar a la República de Belarús del derecho a celebrar competiciones deportivas internacionales, la participación en competiciones creativas y profesionales, así como la prohibición de los vuelos, la discriminación contra las empresas y organizaciones, y en última instancia, de nuestros ciudadanos, parecen absurdas. Los belarusos resistirán estas pruebas porque tenemos mucho que perder. En el siglo XX reconstruimos nuestro país dos veces: de las ruinas de la Gran Guerra Patria de 1941-1945 y de los fragmentos de la URSS en 1991. Por eso, no sólo las sólidas autoridades estatales y las fuertes fuerzas de seguridad impidieron que Belarús se convierta en otro punto caliente en el mapa político del mundo, sino que cada belaruso se siente dueño del país y comprende su responsabilidad en el futuro”, se nota en el documento.

“Hoy en día, la presión política y económica sobre nuestro país no cesa, sino que va en aumento. El objetivo declarado es promover el fortalecimiento de los valores y las libertades democráticas. Sin embargo, el resultado real es completamente diferente: el debilitamiento del potencial económico de nuestro país, la ralentización del desarrollo, la reducción de los programas sociales, la reducción del bienestar de la gente y como resultado el colapso de la soberanía del Estado belaruso, la formación de una zona de inestabilidad económica, geopolítica y social en el corazón de Europa, que ya está experimentando una serie de crisis: de migración, económica y de pandemia del COVID-19. Hacemos un llamamiento a nuestros socios extranjeros para que respeten los principios y normas del derecho internacional en sus relaciones con Belarús, porque una vez que los hayan cambiado, será difícil volver a darles importancia. Estamos dispuestos al diálogo, pero no a la coacción, y declaramos responsablemente la inutilidad de cualquier intromisión en nuestro derecho a construir de forma independiente el camino del desarrollo de la República de Belarús”, subrayan los diputados y senadores.

“Hacemos un llamamiento a la comunidad mundial para que se oponga a la política infundada, contraproducente y discriminatoria hacia la República de Belarús, para que se solidarice con nuestro país en la defensa del derecho a la soberanía y a la vida pacífica, para que vuelva a la cooperación responsable y constructiva en beneficio de todos los países y pueblos, en nombre de la paz, la seguridad y la prosperidad”, resume el documento.

Como señaló la presidenta del Consejo de la República, Natalia Kochánova, quienes abogan por la imposición de sanciones, y estas personas viven en su mayoría fuera de nuestro país, están en contra del pueblo, de los fundamentos de nuestro Estado, cuyo centro es la persona.

“Tenemos más de 18 mil diputados de todos los niveles, representantes del pueblo. Hablamos mucho con la gente y sentimos que la gente está indignada por la injusticia hacia Belarús. Al fin y al cabo, el principal objetivo de las políticas públicas es aumentar el bienestar de las personas, mientras que las peticiones de sanciones cruzan esta línea roja. Belarús está haciendo todo lo posible para mantener la paz, la estabilidad y la tranquilidad en el país. Pero hay quienes intentan destruir los colectivos laborales, las empresas y debilitar la economía para, como dicen, “provocar disturbios por hambre” y, como resultado, privar al país de la condición de Estado y de la soberanía.

No sólo estamos preocupados, estamos indignados. Por eso, juntos nos dirigimos a la comunidad internacional, ¡queremos detener la presión externa sobre Belarús!”, resaltó Natalia Kochánova.-0-

Síguenos en
Twitter
Últimas Noticias de Belarús