Proyectos
Órganos estatales
Flag Lunes, 24 Junio 2024
Todas las noticias
Todas las noticias
Socios
01 Noviembre 2021, 16:47

Tradiciones de Guatemala dan color a noviembre

GUATEMALA, 1 nov (BelTA - Prensa Latina). - Las tradiciones más arraigadas de Guatemala visten hoy de color a noviembre, cuando las familias recuerdan y agasajan a sus muertos con platillos típicos y barriletes.

El primer día del mes lleva a la mesa el fiambre, típico para la ocasión y una especie de ensalada fría con mezcla de quesos, carnes, huevos y verduras curados en un caldillo muy especial.

Su receta consta de hasta 50 ingredientes diferentes, pero los chapines imponen los recortes necesarios que dicta el bolsillo sin perder su esencia y colores predominantes, blanco o rojo, este último por la remolacha.

La costumbre se remonta a unos 100 años después de la conquista española y simboliza la unión de la vida, por las verduras, y la muerte, por las carnes frías.

Surtido de embutidos de la cocina española y vegetales de la guatemalteca, es también una inequívoca muestra del mestizaje en el plano gastronómico, sin olvidar cierta influencia árabe por los quesos, aceitunas, alcaparras y otros aderezos.

Su preparación pudiera parecer simple a primera vista, pero lleva varios días de labores que involucran casi siempre a todos los miembros de la familia, en particular, a los más aventajados en la técnica del caldillo, el toque distintivo del plato declarado como Patrimonio Cultural Intangible de la Nación en 2019.

Endulzan el banquete postres como torrejas, jocotes (ciruela) y garbanzos en miel, preparados especialmente cada 1 y 2 de noviembre.

Pero la tradición más masiva comienza siempre en horas de la madrugada del Día de Todos los Santos (1 de noviembre), cuando los guatemaltecos acuden a los cementerios para visitar y celebrar con sus ausentes.

Este año, por la pandemia de la Covid-19, permanecerán cerrados; sin embargo, con protocolos de seguridad estuvieron abiertos hasta ayer para que nadie se quedara sin recordar ni agasajar a sus difuntos.

Y contrario a lo que se piensa, ese encuentro no es un momento de duelo, sino de festejo y goce espiritual.

Volar barriletes gigantes (papalotes) sobre las tumbas, en los municipios de Sumpango y Santiago Sacatepéquez, es otra de las ofrendas que resumen sincretismo cada día de Todos los Santos.

Recién el Gobierno nominó la técnica de fabricación de estos volantines para integrar la lista de Patrimonios Culturales de la Humanidad y este año, con aforo limitado, volverán a inundar los cielos, aunque también habrá una transmisión televisiva para llevar esta gran fiesta a los hogares.

Como antes sucedió con la Semana Santa, máxima explosión de cultura y religión en el país de la eterna primavera, los guatemaltecos volverán a vivir este 1 y 2 de noviembre desde la intimidad de sus hogares y con responsabilidad por la pandemia.

Síguenos en
Twitter
Últimas Noticias de Belarús