Proyectos
Servicios
Órganos estatales
Flag Lunes, 25 Octubre 2021
Minsk Despejado +4°C
Todas las noticias
Todas las noticias
Deportes
09 Julio 2020, 11:55

Orgullo de Belarús: Ekaterina Karsten

El primer gran éxito Ekaterina Karsten lo alcanzó en 1990. En aquel entonces la deportista, que intervenía bajo el apellido de Jodotóvich, se hizo campeona mundial entre los jóvenes. En la final la ganadora se determinó por los resultados de foto finish. La diferencia era de menos de una décima del segundo. Para 1991 la belarusa era tres veces campeona de la URSS y tuvo el bronce del Campeonato Mundial junto con Sariya Zakyrova de Ucrania. En 1992 Ekaterina Karsten debutó en los Juegos Olímpicos y ganó el bronce junto con Antonina Zelikóvich, Tatiana Ustiuzhánina, Elena Jlóptseva.

Como un paso para la Olimpiada en Atlanta en 1996 era el séptimo lugar en el Campeonato Mundial en 1995. En la Olimpiada la belarusa triunfó al ganar en la final a Silken Laumann.

Al cabo de cuatro años en Sídney la belarusa de nuevo no tuvo iguales al conquistar el segundo oro en su carrera. Antes no hubo dos veces campeones olímpicos en la Belarús soberana.

Además, ganó la medalla de plata en Atenas en 2004 y el bronce en Pekín en 2008. Tras las competiciones en China Ekaterina Karsten tuvo todos los grados de la Orden de la Patria.

En agosto de 2019 en la conferencia de prensa en el Comité Olímpico Nacional de Belarús, Ekaterina Karsten declaró sobre la finalización de su carrera profesional.

- En el sitio web de la Federación Internacional de Remo tuvieron lugar las competiciones por una copa imaginada. En las competiciones virtuales, en las cuales los hinchas elegían a los atletas más fuertes entre las leyendas del pasado y las estrellas de hoy en remo, Usted no tuvo iguales en la clase de individuales femeninas.

- Sin duda, es muy agradable ser recordado todavía como un atleta. Pero, diciendo francamente, ahora hay tareas más importantes, dedico mucha atención al desarrollo de remo en Belarús. Superviso a los deportistas menores de 18 años. Para mí esta experiencia es muy importante.

- ¿Cómo valora Usted las condiciones en las cuales se entrenan los jóvenes deportistas?

- Para ellos están creadas muy buenas condiciones que no ceden a las de los países líderes en el remo. Se necesita el resultado. Entrena, progresa.

En todos tiempos teníamos bastante cantidad de deportistas jóvenes talentosos. Ahora también hay. Pero los jóvenes tienen el ardor solo en las competiciones juveniles. En el deporte más adulto todo desaparece. Una de las tareas primordiales es hacer que los talentos no se pierdan y pasen al siguiente nivel.

- En las últimas dos décadas en el país aparecieron muchas unidades deportivas. Entre ellas, el Canal de Remo en Brest.

- Nuestro deporte, nuestros maestros mostraban y muestran resultados dignos en la arena internacional. Por eso la dirección del país decidió construir esta unidad deportiva en Brest que responde a los estándares mundiales. Es el canal de nivel top, son pocos en el mundo. Es cómodo el mismo canal, igual que la infraestructura alrededor. Allí se celebraban los campeonatos de Europa, foros juveniles.

- Para muchos deportistas el oro olímpico es el objetivo primordial, al conquistarlo muchos finalizan la carrera. Usted no se paró en el éxito en Atlanta…

- Tuve 24 años y ni un pensamiento de dejar el deporte. Recuerdo muy bien que después del éxito en la final de la Olimpiada en 1996 ya el día siguiente empecé los entrenamientos para la Olimpiada en Sídney. En 1998 hice una pausa por el nacimiento de la hija, pero luego de nuevo hubo entrenamientos. Me gustaba practicar el deporte, remo académico. Para mí era tanto hobby como trabajo que amas. Era el fundamento de larga carrera.

- ¿Quién era su principal rival en aquel entonces?

- La competencia más larga la tuve con Rumyana Neykova de Bulgaria. Desde la infancia competíamos. No pudo ganarme, pero tuvo éxito en la Olimpiada en Pekín, en aquel entonces logré la medalla de bronce. El año pasado nos comunicamos en el Campeonato Mundial en Plovdiv.

- Posiblemente, siendo deportista de clase mundial, Usted recibía propuestas de cambiar la ciudadanía.

- Cuando cambiamos con mi esposo el lugar de residencia y partimos a Alemania, tuve tales propuestas. Prometían de todo y mucho. Pero todo eso dejó de ser importante cuando recibí la invitación de continuar interviniendo por la selección belarusa. La acepté con alegría. Para mí lo era más importante.

- A pesar de grandes resultados en el deporte belaruso y mundial, parece que el vedetismo no le haya tocado…

- Siempre trataba tranquilamente la gloria que me rodeaba. Siempre sabía que el vedetismo no trae nada bueno. En el deporte mundial hay muchos ejemplos que lo confirman. En cualquier situación es importante ser humano.

Vladímir Upeniek,

BelTA.-0-

Síguenos en
Twitter
Últimas Noticias de Belarús