Proyectos
Servicios
Órganos estatales
Lunes, 18 Enero 2021
Minsk 0°C
Todas las noticias
Todas las noticias
Sociedad
01 Diciembre 2020, 14:31

Nina Ivanova: La diplomacia popular abre camino hacia nuevos formatos de interacción de Belarús y China

Foto del archivo
Foto del archivo

La Sociedad Belarusa de Amistad y Relaciones Culturales con Países Extranjeros arrancó la materialización del memorando sobre la interacción del Comité Chino de la Organización de Cooperación de Shanghái (OCS) para Buena Vecindad y Amistad. Sobre la importancia de dicha cooperación y de los vínculos belaruso-chinos en el contexto de la diplomacia popular informó a la corresponsal de BelTA la presidenta de la Sociedad Belarusa de Amistad y Relaciones Culturales con Países Extranjeros, Nina Ivanova.

- Nina Semiónovna, la República Popular China es un socio estratégico de Belarús. ¿Si favorece este hecho el desarrollo de la diplomacia popular entre dos países?

- Sin duda alguna, sí, lo favorece. La comunicación constante de nuestros países en el marco de la realización de la Iniciativa del Cinturón y la Ruta de China, la creación y el desarrollo del Parque Industrial Chino-Belaruso “Gran Piedra”, los documentos interestatales en el campo de educación y cultura (es posible seguir enumerando) suponen ante todo un amplio círculo de personas que toman parte en el diálogo bilateral, están interesadas en la consolidación de la amistad y comprensión mutua.

La Sociedad Belarusa de Amistad y Relaciones Culturales con Países Extranjeros tiene una experiencia y tradiciones de muchos años de cooperación con las organizaciones públicas chinas. A partir de 1958 en nuestro cuerpo funciona la sociedad de amistad “Belarús – China”. Colaboramos de manera estable con las organizaciones socios en la República Popular China. Ante todo, con la Asociación de Amistad del Pueblo Chino con el Extranjero, con los sistemas correspondientes en las provincias y las asociaciones creativas.

- En agosto de 2020 a la lista de sus socios chinos se unió el Comité Chino de la Organización de Cooperación de Shanghái (OCS) para Buena Vecindad y Amistad con el que firmaron el memorando de interacción…

- La consolidación de la confianza mutua, el lanzamiento de la interacción entre los institutos de la sociedad civil, la promoción de los proyectos en el campo de cultura, deporte y turismo, las consultas recíprocas según los asuntos mencionados representan el contenido del memorando. Pretendemos coordinar las actividades a la hora de organizar diversos eventos sociales, difusión de la experiencia internacional y nacional en el desarrollo de la diplomacia popular, también popularizar y estimular la divulgación del patrimonio cultural entre los países de la OCS. Ante todo en Belarús y China.

Hay que destacar que en un plazo bastante breve los socios chinos confirmaron el carácter serio de sus intenciones. Por ejemplo, celebramos la conferencia en línea conjunta “El desarrollo de la diplomacia popular en la OCS en el contexto de la epidemia del coronavirus”, en varias ocasiones intercambiamos información sobre la situación actual. Asimismo nuestros socios nuevos manifestaron la disposición para apoyarnos en condiciones de la pandemia. La presidenta del Comité Chino de la Organización de Cooperación de Shanghái para Buena Vecindad y Amistad, presidenta adjunta del Comité Permanente de la Asamblea Popular Nacional de China, Shen Yueyue, que había visitado Belarús y la Casa de la Amistad en otoño de 2019, entregó en julio de 2020 a nuestra organización unos medios de protección de la pandemia expresando palabras de apoyo a los belarusos.

- Hoy en día el mundo está viviendo unos cambios fundamentales: la turbulencia en la política y la economía globales, la pandemia del Covid-19, la agravación de las relaciones entre las potencias mundiales, etc. Son hechos que aumentan la inestabilidad y la falta de seguridad en el futuro. ¿Qué factores según su punto de vista influyeron en el desarrollo de la diplomacia popular entre Belarús y China?

- Es cierto, hay cada vez más factores de inestabilidad como dentro de los estados, tanto en las relaciones entre los países. Mientras tanto, me parece que cuanto más agudos son las amenazas y los retos, mayor es el nivel de la movilización de China y su administración. Lo confirma la lucha contra el coronavirus. En el transcurso de dicha actividad China empleó no sólo tecnologías modernas, también preservó la estabilidad, unión de todos ante el peligro.

Una muestra más de tal organización y concentración es que en el contexto de una situación bastante alarmante en el mundo el Partido Comunista de China celebró la quinta sesión del Comité Central de la 19ª convocatoria y discutió durante el evento mencionado unas tareas ambiciosas y de gran escala. Por ejemplo, el desarrollo de una China socialista modernizada con una alta calidad del desarrollo interior, sistema económico moderno y sistema perfeccionado de administración pública. El pleno fijó los modos de cumplir con la meta incluso a través del programa de desarrollo económico y social para el 14º lustro. China pretende mantener el papel central de las innovaciones, apoyar el sector real de la economía, seguir construyendo una potencia de producción, calidad de productos, tecnologías de red y economía digital.

Se espera que para dos aniversarios de importancia (el 100º aniversario del Partido Comunista de China y el 100º aniversario de la República Popular China) aumente bastante el bienestar de la población que está determinado como “promoción multilateral de sociedad moderadamente próspera”. El hecho de celebración de la sesión en estas condiciones complicadas es una señal positiva no sólo a su pueblo también a todo el mundo de que China no piensa pararse en el camino del gran renacimientos de su nación y la construcción de “una comunidad de destino común”.

Sabemos que China es operativa y empeñada no sólo en la toma de decisiones, también en su realización. Una voluntad política sólida de la administración del país, su capacidad de juntar todo su potencial (tanto estatal como humano) para hacer el objetivo realidad son la clave del éxito.

Por eso estoy totalmente segura de que también en las relaciones belaruso-chinas incluso en el campo de la diplomacia popular aparecerán nuevos aspectos, nuevos puntos de referencia, nuevos formatos. Es posible suponer que nos esperan cambios en las condiciones de realización de los programas, también en los propios programas. El nuevo paradigma de desarrollo exigirá también nuevos escenarios para las organizaciones públicas. Según nuestro punto de vista, una particularidad de principio debería ser la unión de los esfuerzos de todos los socios y la orientación a los resultados positivos.

Se piensa que en tales condiciones es posible estudiar el sistema de trabajo según el siguiente principio: programa global – cumplimiento local. No sólo ahorrará las fuerzas y el tiempo de los socios en el desarrollo de tales programas, también será un factor unificador adicional para ellos.

Para nosotros es igual de importante la consolidación del papel de la diplomacia popular en los programas de interés recíproco. La atracción a su realización de otras organizaciones públicas sin duda alguna ofrecerá un beneficio.

Dichos asuntos los discutimos hoy en día con nuestros socios chinos. Sí, es cierto, no tenemos respuestas precisas a todas las preguntas, pero está claro que la diplomacia popular tanto de Belarús como de China buscará y encontrará unas formas y programas de integración adecuados a la época y los retos preservando la lógica de la cooperación.

Alina GRISHKÉVICH,

BelTA.-0-

Síguenos en
Twitter
Últimas Noticias de Belarús