Proyectos
Servicios
Órganos estatales
Martes, 26 Enero 2021
Minsk 0°C
Todas las noticias
Todas las noticias
Presidente
11 Enero 2021, 13:23

Una de las entrevistas más inhabituales de Aleksandr Lukashenko: conduciendo, en el gabinete, en la arena de hockey y con crepes

MINSK, 11 ene (BelTA). - El Presidente de Belarús, Aleksandr Lukashenko, concedió una entrevista a la conocida periodista rusa, Nailya Asker-zade. La entrevista se emitió ayer, el 10 de enero, en el programa de la cadena de televisión Rossiya 1, informa el corresponsal de BelTA.

Aunque las entrevistas con el Jefe de Estado belaruso siempre son interesantes y resonantes en sí mismas, esta vez en primer lugar es interesante un formato inhabitual: Aleksandr Lukashenko responde a las preguntas mientras conduce un coche, en un campo de hockey, en el Palacio de la Independencia, en un ambiente de casa con crepes calientes... Por lo tanto, la conversación no sólo fue cordial sino también muy diversa. Y como bonus fue una entrevista con Nikolái, el hijo menor de Aleksandr Lukashenko. A propósito, la reportera caracterizó al joven en sus redes sociales como un hombre no mimado, modesto y pensante. Sin embargo, hablemos de todo por orden.

"Estaba conduciendo desde el octavo grado - un tractor"

La conversación comenzó en una situación inesperada - en el coche, Aleksandr Lukashenko conducía personalmente. "¿Vamos? ¿No tienes miedo?", preguntó el Jefe de Estado.

"Bueno, por supuesto, el Presidente nunca me transportaba, ¡pero un timonel como Usted - con experiencia!", respondió la periodista.

El Presidente relató que él mismo conduce con frecuencia, incluso a los entrenamientos deportivos regulares. "Digo en broma - nací en un coche. Mi primera experiencia fue un tractor. MTZ 50," añadió.

Aleksandr Lukashenko confesó que estaba conduciendo desde el octavo grado - un tractor, mientras que su primer coche fue un GAZ-51. Así pues, la experiencia de conducción del líder belaruso es aproximadamente dos veces más que la presidencial.

"El Presidente da más vueltas que una ardilla"

Respondiendo a la pregunta de si no está cansado en el puesto del Jefe de Estado, Aleksandr Lukashenko dijo: "Una persona se acostumbra a todo. El Presidente da más vueltas que una ardilla. Es imposible parar. La rueda da vueltas y vueltas, y tú corres y corres. Probablemente hasta que no te caerás. Te acostumbras y no tienes la sensación de que estás cansado, no quieres más, quieres dejar, etc. Tal vez sea así si lo piensas. Pero no piensas en ello".

El estadista comentó que no le gustan los viajes, especialmente los que implican vuelos de larga distancia porque es agotador. Por otro lado, es una experiencia colosal para el hijo menor Nikolái, notó el Presidente. "Vio este trabajo en todas las manifestaciones", señaló Aleksandr Lukashenko.

¿Si le gusta a Aleksandr Lukashenko que le llamen “Batka” (padre)? Esta fue la pregunta de Nailya Asker-zade al Jefe de Estado. "Bueno, soy Batka. Me gusta o no. Batka y Batka. Estoy acostumbrado a eso", dijo el Presidente.

"El Presidente no tiene un comienzo de la jornada ni su final"

"Eso es realmente así, no estoy bromeando. Como sucede a veces, hay que trabajar durante un día y noche, en períodos agudos (para ser honesto, no hay muchos períodos agudos de este tipo en la vida presidencial)", relató Aleksandr Lukashenko.

"¿Pero este año había?", precisó la periodista.

"Bueno, ya sabes. Teníamos manifestantes que caminaban por las calles los fines de semana, por lo que tampoco tenía fines de semana, para decirlo sinceramente", añadió el máximo mandatario.

En cuanto a su día de trabajo, Aleksandr Lukashenko se despierta muy temprano. Es un hábito desde la infancia. "A menudo, si no duermo por la mañana, escribo algo. O anoto algunas tesis. Entonces, si consigo dormir una hora u hora y media antes de las 6, me levanto a las 6 o 5:30 y tengo un ejercicio corto", revela el Presidente los detalles de su agenda.

Aleksandr Lukashenko hace ejercicios al aire libre. El Jefe del Estado belaruso prefiere los deportes de competición: "Soy jugador de fútbol de profesión desde la infancia. Luego tuve un trauma de la rodilla en el décimo grado y lo sentí más tarde. Por eso juego al hockey de vez en cuando”.

En el hielo – unas tres veces a la semana

Aleksandr Lukashenko invitó a Nailya Asker-zade a uno de los entrenamientos de hockey sobre hielo, que se celebró por la tarde en el hielo del complejo deportivo Olympic Arena en Minsk.

El Jefe de Estado relató que sale al hielo unas tres veces a la semana. Dio una pequeña clase de maestría especialmente para la periodista, relató y mostró cómo sostenerse en el equipo de hockey y lanzar.

"¿Usted y Putin están en el mismo equipo o en diferentes equipos?", preguntó la entrevistadora.

"No juega en diferentes equipos conmigo. También juega Kolia. Estamos jugando los tres, yo, él y Kolia. Kolia corre por nosotros y nosotros le ayudamos", agregó Aleksandr Lukashenko.

"¿Y en la política están en el mismo equipo?", siguió preguntando la periodista.

"En la política, sí, en principio. Nos hicieron entrar en el mismo equipo", respondió el Presidente.

Sobre amigos y enemigos

Se le preguntó al Jefe de Estado si considera al Presidente ruso Vladímir Putin como su amigo. "Sí, lo considero mi amigo y este año confirmó que no sólo es mi amigo sino también un amigo del pueblo belaruso. Sinceramente", subrayó el dirigente belaruso.

Sobre otros amigos, Aleksandr Lukashenko calificó difícil esta pregunta. "Pensaba mucho en eso. Llego a la conclusión de que probablemente no", dijo.

"¿Y los enemigos?", precisó Nailya Asker-zade.

"Hay muchos adversarios. Si se han convertido en enemigos, el tiempo probablemente lo mostrará", fue la respuesta del Jefe de Estado.

Sobre la integración ulterior con Rusia: "Antes de avanzar hay que resolver una cuestión”

Durante la entrevista hubo, naturalmente, una pregunta sobre el nivel actual de la integración de Belarús y Rusia. Qué más hay que hacer y a dónde ir después, preguntó la periodista.

"Antes de avanzar más, tenemos que resolver una cuestión fundamental. Una. Crear condiciones de igualdad para las personas y las entidades comerciales. Está escrito en todos los documentos y en el acuerdo. Si hay igualdad de condiciones, podemos avanzar de forma significativa y rápida. Pero hasta ahora no hay igualdad de condiciones, y es un gran defecto en la construcción de nuestra alianza", señaló Aleksandr Lukashenko.

El Jefe de Estado notó que no es culpa de la parte belarusa que no se puede resolver esta cuestión. Como ejemplo mencionó los diferentes precios de la energía en los dos países, en particular del gas. Con un precio mucho más alto para Belarús resulta que las empresas rusas son más competitivas en el mercado común. "Lo mismo ocurre con la gente. Si declaramos la libertad de movimiento de bienes, cargas, capitales y mano de obra no sólo dentro del Estado de la Unión sino también dentro de la Unión Económica Euroasiática. Es menester que no existieran obstáculos, barreras y restricciones artificiales”, precisó el estadista.

"El precio del gas en las condiciones de nuestras relaciones podría ser más justo"

"Entonces, ¿no está Usted satisfecho con los términos del acuerdo del gas? Pero el precio, en mi opinión, no es de 130 dólares (por mil metros cúbicos de gas natural ruso suministrado a Belarús), sino menos", dijo Nailya Asker-zade.

"Son 128,5 dólares. Pero redondeo, 130 dólares. Creo que este precio podría ser más justo en las condiciones de nuestras relaciones”, agregó Aleksandr Lukashenko.

Señaló que no había discutido el asunto con el Presidente de Rusia, pero tampoco lo iniciará. "Si deciden así, que así sea", añadió el líder belaruso.

Aleksandr Lukashenko también respondió a una pregunta sobre las relaciones en el sector petrolero. "Hemos firmado acuerdos sobre el petróleo. Pero si compro un artículo, que no está en déficit ahora mismo, inclusive el petróleo (ya no es de déficit), ¿debo pagar un bono o deben pagarme uno? La pregunta es retórica", dijo el Presidente.

En general, abogó por una integración económica más profunda y para eso hace falta eliminar una serie de obstáculos. "Entonces las cuestiones políticas progresarán. Y cuando la gente ve que no avanzamos durante 30 años en la construcción del Estado de la Unión, razonablemente pregunta: ¿por qué?”, notó el estadista.

No obstante, subrayó que Belarús tiene un nivel de relaciones e integración con Rusia que no tiene con ningún otro país, pero no es el resultado que los países podrían alcanzar.

En cuanto a la unión monetaria, Aleksandr Lukashenko dijo que no hubo estudios profundos en este tema: "Porque decidimos junto con el Presidente ruso que la unión monetaria, la moneda única son una cumbre, tenemos que llegar a eso. Y no había una necesidad tan grande en general”.

Sobre los rusos: "Son gente muy cercana y fraternal, son nuestros hermanos"

"¿Quién es Rusia para Usted: un hermano, un aliado, un vecino? ¿Qué definición está más próxima?", Nailya Asker-zade preguntó.

"Pensaba más quiénes son los rusos para Belarús, para el pueblo belaruso y, bueno, para mí también. Son personas muy cercanas y fraternas, son nuestros hermanos. Todos los rusos", subrayó el Presidente.

También respondió por qué Belarús necesita a Rusia y por qué Rusia necesita a Belarús: "Tenemos una raíz. ¿Qué tenemos que dividir? Esto es lo primero. En segundo lugar, hay un país que siempre arrimará el hombro. En lo que toca a Rusia respecto a Belarús. Siempre podemos apoyarnos en el hermano mayor. Al mismo tiempo, Rusia está convencida de que sería difícil en el vector occidental sin Belarús.

Sobre el no reconocimiento de las elecciones por el Occidente: "No es muy agradable, si soy sincero, pero no me consumo de pena"

En la entrevista también se abordó la situación política interna de Belarús. Como es sabido, la elección presidencial de agosto de 2020 no fue reconocida por varios países occidentales. ¿Si es una molestia? Ésa era la pregunta al Jefe de Estado.

"Absolutamente no, celebramos las elecciones para Belarús, igual que Rusia, como cualquier otro estado. Este es nuestro asunto interno. Hay diferentes gustos en el Occidente, algunos lo reconocen, otros no... eso es cuestión de gustos. Por supuesto, no es muy agradable, pero no me consumo de pena", dijo el líder belaruso.

Sobre Svetlana Tijanóvskaya: "Es incapaz de formular ni siquiera un simple pensamiento y de expresarlo en una forma determinada"

En respuesta a las preguntas sobre la persona que vive en el extranjero, Svetlana Tijanóvskaya, el Jefe de Estado señaló que ella es la voz de las personas que están detrás. "Están financiando, guiando y estableciendo el curso. Los servicios especiales de Lituania, Polonia. No creo que de Ucrania, pero están tratando de estar en algún lugar cerca. Tenemos la misma opinión, los rusos y los belarusos, de que son los Estados Unidos los que están a cargo de todo esto, y registramos un papel activo de los Estados Unidos. Se creó un centro, con más de cien personas trabajando cerca de Varsovia, donde los titiriteros mueven todos los hilos. Es su idea. Bueno, ya lo están expresando. Y no quiero hablar mal de ella, pero debo decir que Svetlana no es capaz de formular ni siquiera una idea elemental y de ponerla en forma y ofrecerla incluso en su canal de Telegram. Todo se procesa y se le ofrece a ella por los demás", comentó el Presidente.

"Podemos dialogar con cualesquiera si alguien lo quiere"

Durante la entrevista, también mencionaron la reunión de cuatro horas de Aleksandr Lukashenko en el centro de detención del Comité de Seguridad Estatal en octubre con representantes de algunos movimientos de oposición. Poco después de esta reunión se le permitió a Serguéi Tijanovski llamar a su esposa, y durante la conversación le habló de la necesidad de actuar con más dureza. "¿No se arrepiente de dejarlos hablar?", preguntó la periodista.

"No. Me alegro. Hasta Usted lo recuerda. Es impensable en términos humanos, un hombre bajo investigación, se le permite hacer una llamada, bueno, y habló así. Esto lo caracteriza y me alegro de que mucha, mucha gente, incluyendo a Usted, que no es la última persona en Rusia, que influye y forma opiniones en Rusia, haya visto a este hombre. Por lo tanto, no me arrepiento", dijo el Presidente.

Tampoco se arrepiente de haber ido a esa reunión en el centro de detención. "Vi a la gente (todavía me están empujando en Rusia - vamos con la oposición). Bueno, hablé. Vi a la gente que quería estar en el poder, aspiraba a llegar al poder. Los escuché. Comprendí cómo sería Belarús si llegaran al poder. Y muchas otras cosas. Por lo tanto, he demostrado que podemos dialogar con cualquiera si alguien lo desea”.

También hubo una pregunta sobre María Kolésnikova, cuando sería juzgada y si sería un juicio abierto o cerrado. "No tengo ni idea, la investigación está en curso, ni siquiera estoy involucrado en eso. No lo sé", respondió el Presidente.

“En el referendo la gente decidirá si habrá una nueva Constitución o no”

Una pregunta más estaba relacionada con la próxima Asamblea Popular de toda Belarús programada para mediados de febrero y las posibles enmiendas a la Constitución de Belarús. “Las enmiendas a la Constitución serán formuladas, posiblemente, si los delegados están dispuestos para esto. Pero su inclusión se decidirá en el referendo”, aseguró el Jefe de Estado.

En lo que toca a tal referendo, entonces Aleksandr Lukashenko dijo: “Lo anunciaremos en la Asamblea Popular de toda Belarús, pero creo que durante el año podremos elaborar un borrador de la nueva Constitución. Y creo que para finales del año que viene (la entrevista fue grabada a finales de diciembre de 2020 – Nota de BelTA) el proyecto de la nueva Constitución estará preparado. Y entonces en el referendo la gente decidirá si habrá una nueva Constitución o no”.

Con respecto a las novedades en el documento fundamental del país, el mandatario notó que las principales propuestas todavía no están elaboradas totalmente, pero algunas cosas ya las había anunciado antes – se trata de la redistribución de poderes, la fundación de partidos, los asuntos políticos. “En la economía dejaremos una propuesta sobre la orientación social del Estado”.

“Sólo la población. Ni el Parlamento, ni el Presidente, nadie más podrá decidirlo”, resaltó el estadista.

“Descuelga el auricular. Vamos, no te incomodes. Dirige un poco el país”

La periodista tuvo la oportunidad única de visitar el gabinete personal de Aleksandr Lukashenko, sentarse en la silla del Presidente. Nailya se interesó por los teléfonos que usa el Jefe de Estado para hablar con los funcionarios en Belarús y los líderes extranjeros. “Siéntate, siéntate. Dirige el país. ¡Pero también serás responsable!”, invitó el mandatario.

“¿Y usa este teléfono también para hablar con Putin?”, preguntó Nailya Asker-zade.

“Sí, descuelgo el auricular, marco el número y la centralilla me conecta. Descuelga el auricular y llama. Vamos, no te incomodes. Dirige un poco el país”, respondió con humor el Presidente.

“No, no, no, ¡qué va! Es enorme responsabilidad”, dijo la periodista.

“Si quieres hablar con Putin – ahora llamaré a Putin”, propuso el líder belaruso.

Al final fue decidido no distraer al Presidente ruso del trabajo. Por cierto, el mandatario belaruso contó que no habla con un tono elevado con ninguno de los líderes, no existe tal costumbre. “Sólo con Putin, en general, podemos discutir, reñirnos, pelearnos, reprochar uno a otro. Es posible sólo con los próximos, pero, en general, no”.

Sobre la esencia de la política exterior multivectorial belarusa

Aleksandr Lukashenko sigue pensando que la política exterior multivectorial es importante para Belarús. “Comerciamos con 120 estados, me parece. Para comerciar con ellos, se necesitan la diplomacia y la política. Es un axioma. En esto consiste la esencia de nuestra política multivectorial. Miren: estábamos bajo las sanciones y antes, incluso peores que ahora. ¿Quién nos dio la mano además de Rusia? China. Inmediatamente ofreció siete mil millones de inversiones para los proyectos. Y muchos ya los hemos materializado. ¿No es el carácter multivectorial? La Unión Europea – construimos todas las carreteras, recorran Belarús. La Unión Europea nos propuso estos créditos. ¿Por qué no podemos mantener estas relaciones con ellos? Rusia no nos ofrecerá tales créditos”.

“Pero Rusia también concedió un crédito”, observó la periodista.

“Bueno, sí, 500 millones de dólares estadounidenses de un crédito diferido. 250 millones fueron dirigidos para cancelar la deuda, como lo llaman ustedes, del gas, y 250 millones – para combatir el coronavirus. 500 millones que recibimos del Banco Euroasiático”, relató el Jefe de Estado.

Respondiendo a la pregunta si le apenan las sanciones, Aleksandr Lukashenko dijo: “No. Estoy acostumbrado”.

Él comentó las llamadas a desconectar a Belarús del SWIFT: “Si Europa y algunos otros deseosos de desconectarnos del SWIFT… Hay aún más deseosos de desconectar del SWIFT a Rusia. Pues, si quieren tener problemas, los tendrán”.

Nailya Asker-zade también preguntó por qué el Occidente empezó una cruzada contra Belarús. “Para acercarse a ustedes. Por eso tengan en cuenta: ustedes son los siguientes. Así que no se relajen”, aconsejó el Presidente de Belarús.

Sobre el Campeonato Mundial de Hockey sobre Hielo en Minsk: “No nos molesta mucho. Se celebrará – está bien, no se celebrará – igual está bien”

Aprovechando la ocasión, la periodista preguntó sobre la probabilidad de que el próximo Campeonato Mundial de Hockey sobre Hielo al fin y al cabo tenga lugar en Minsk. “No nos molesta mucho. Se celebrará – está bien, no se celebrará – igual está bien. Pero no hay ni mínimos motivos para que no se celebre. Estamos dispuestos para acoger el Mundial hasta mañana, las arenas están preparadas”.

Sobre el formato de Normandía, Ucrania y Zelensky

Aleksandr Lukashenko realizó una pequeña excursión por los lugares más emblemáticos del Palacio de la Independencia. Uno de ellos es la sala donde en febrero de 2015 se desarrolló la entrevista histórica en formato de Normandía. “Pues, la próxima vez la entrevista en formato de Normandía ya no se desarrollará en Minsk, ¿verdad?”, preguntó la entrevistadora.

“Es cierto, quizás, no en Minsk. Ya no somos un país democrático. Hay un refrán brusco: a menos bulto, más claridad. Así que, ¡por Dios! Si no gusta – es posible reunirse en París. Ya se entrevistaron varias veces allí, adelante. Si se atreven a venir acá, a la Belarús no democrática – siempre estoy dispuesto para recibirlos. Es por el bien del pueblo ucraniano, y no sólo eso”.

En lo que toca al Presidente de Ucrania, Volodymyr Zelensky, entonces Aleksandr Lukashenko dijo que no le desea nada malo. “Simplemente llevaron a Ucrania hasta tal estado, la dejaron pegada a la pared, y dejaron una sola salida. Cuando estas en un rincón hay una sola salida hacia adelante. Pero hacia adelante tampoco sale, es también difícil. Por eso le entiendo: dijo algo siendo joven. Pero esto no significa que tienes que mirarle todo el tiempo, entendiendo qué está pasando, y ofenderte o enojarte. Por eso no tengo ningún rencor, y segundo, ellos hicieron una declaración, pero a pesar de eso tenemos buenas relaciones, el pueblo ucraniano trata muy bien a los belarusos, y nosotros a ellos – incluso mejor”.

El mandatario subrayó que la cooperación económica con Ucrania se desarrollaba y sigue desarrollándose: “Es decir, no hemos destruido, ni estamos destruyendo la base. Y si se necesita algo para Rusia y para Ucrania, nos convertimos en agentes también en la economía”. Sin embargo, las relaciones diplomáticas están congeladas, las partes mantienen contactos sólo a través de las embajadas.

Aleksandr Lukashenko mencionó que en caso de su entrevista con Volodymyr Zelensky no le miraría a lo zaino, sino al revés, estaría dispuesto para discutir cualquier tema. “Es hombre joven, Presidente joven, estoy seguro de que sabe aprender. Es hombre precavido, normal. Por eso nos saludaríamos y después podría responder a las posibles preguntas, posiblemente se entablaría una conversación. Pero no le saludaría con la rodilla, y, en general, no saludo a nadie con la rodilla”.

Hojuelas calientes del horno y conversación con el hijo menor Nikolái

La entrevista se rodaba en una atmosfera familiar y cordial en vísperas del Año Nuevo. En el video apareció también el pomeranio blanco de Aleksandr Lukashenko. El horno encendido, los platos de la cocina belarusa, el árbol de Navidad – todo eso inspiraba para conversar sobre la familia, hijos.

El obsequio principal – hojuelas. El líder belaruso prefirió comerlas con tocino. “Y tú, como musulmana, puedes comerlas con setas, o… ¿Comes la mantequilla?”, propuso el Jefe de Estado.

Por cierto, Aleksandr Lukashenko comía hojuelas por la tarde sólo porque había huéspedes. Como confesó, al estar solo no las comería a esa hora, porque intenta seguir los principios de alimentación saludable. “En cierto tiempo decía que prefiero la sopa de leche. Pero ahora no la como, ya me enseñaron a comer diferente “porquería”.

A la cena se unió el hijo menor Nikolái. Fue un motivo para preguntar sobre las relaciones con el padre. Le llama sólo “papá”, si las circunstancias no requieren otro vocativo. “Saben, no entiendo – algunos dicen “padre”, “viejo”, etc., pero no me parece muy bien. “Padre” suena demasiado frío, “viejo” – con menosprecio”, contó el joven.

“Sí, es verdad, me llama sólo papá”, confirmó Aleksandr Lukashenko. Durante la entrevista él también confesó que se considera un padre severo, y que los padres tienen que criar a sus hijos a base de su ejemplo.

“¿En su familia hay un problema generacional?”, preguntó la entrevistadora.

“Quizás como en todas partes. Entre los hijos y el padre – no es que sea una competencia, pero siempre cada uno tiene su punto de vista, va creciendo, aparecen ambiciones, otro punto de vista, siempre hay chispas”, señaló el estadista.

A su vez Nikolái resaltó que los conflictos surgen, pero se resuelven de manera eficiente. A veces el hijo da consejos al padre. “Siempre se toma de diferente manera. Debido a que los dos somos parecidos, dos caracteres fuertes, no siempre lo tomamos a bien, pero estoy seguro de que, a pesar de emociones, escuchamos uno a otro”, apostilló Nikolái Lukashenko.

En casa hablan también de la política, incluso con tonos elevados. Con todo eso Nikolái notó que la existencia de su propia opinión no le convierte en un oposicionista (antes Aleksandr Lukashenko decía que su hijo menor era el principal oposicionista de la familia).

El mandatario a su vez señaló que reacciona de diferente manera al punto de vista alternativo del hijo: “A veces – vete y no te metas, pero al mismo tiempo me doy cuenta de que no simplemente tiene derecho a su opinión, sino entiende, tiene razón en algo, especialmente ahora”.

“Nunca voy a callar, siempre prefiero expresar mi punto de vista. Lo oirá. En presencia de otra gente nunca diré que él no tiene razón”, añadió el joven.

Nikolái confesó que no tiene ganas de dedicarse a la política en el futuro. “Ninguno de los hijos. Ninguno de los tres”, agregó Aleksandr Lukashenko.

Por ahora Nikolái no piensa en su futura profesión porque “las constantes se cambian muy rápido”. El joven habla bien el inglés, empezó a aprender el español. Encuentra tiempo para comunicar con los coetáneos, y no le faltaba la comunicación con ellos. Naturalmente, el hijo menor del Presidente se interesa por la agenda política internacional. “Cuando estas todo el tiempo en este torbellino, es imposible no interesarse. Incluso si no me hubiera gustado esto, poco a poco me hubiera acostumbrado y empezado a mostrar el interés, de hecho, es lo que pasó”.

Entre las aficiones del joven – el hockey y el deporte en general. Nikolái también se dedica a la música – lleva ya siete años tocando el piano.

Nailya Asker-zade preguntó a quién de los hijos fue más difícil criar. “Estaba demasiado ocupado, cuando tenía los primeros dos. Tenía que ganar el pan cada día, moverme más. Aquí la vida es más estable. Educar a aquellos hijos y a Kolia es una gran diferencia. Creció en mis brazos, pero él simplemente – yo vivía la vida del Presidente y él siempre me seguía, luego se puso a mi lado. Ahora a veces me adelanta”.

A la pregunta sobre las desventajas de ser hijo del Presidente Nikolái respondió: “Creo que cualesquiera desventajas es posible nivelarlas o tratarlas de manera que no sean desventajas. Cualesquiera desventajas son así mientras las consideremos desventajas”.

Sobre la influencia en la decisión del Presidente y la época de Lukashenko

La periodista preguntó si hay en el círculo de Aleksandr Lukashenko algunas personas que pueden influir en sus decisiones.

“Hay muchas personas que pueden influir o participar en la formación de mi decisión. Pero si tomo una decisión, entonces voy a defenderla severamente y materializarla”.

Respondiendo a la pregunta sobre la crisis política en Belarús y su terminación, Aleksandr Lukashenko dijo que tal crisis surge después de cada sufragio: “Está relacionada con la política, pero siempre la base es la economía. Si nuestra economía se desarrolla bien, por lo menos como este año, no nos importarán ni el próximo año, ni el 2023, ni el 2025.

El estadista está seguro de que, en el futuro, cuando vayan a hablar de la época de Lukashenko, la calificarán como la época de estabilidad, paz y justicia.

El Presidente se despedía del año 2020 con esperanza. “Nos despedimos del año, pero los objetivos son grandes, porque es el final del lustro. Tenemos por delante un nuevo lustro, es necesario planificarlo y resolver los problemas que se determinarán en la Asamblea Popular de toda Belarús”.

Sobre el trabajo del Presidente: “Ya no reacciono de manera muy exagerada al hecho que en algún momento tendré que pararme”

Al final de la entrevista Nailya Asker-zade notó que cualquier trabajo se termina, incluso el trabajo del Presidente. “Por supuesto. Ya no reacciono de manera exagerada al hecho que en algún momento tendré que pararme. Antes reaccionaba de manera exagerada, ahora – no”.

“¿Y qué va a hacer? ¿Va a escribir memorias como Obama?”, se interesó la entrevistadora.

“No, creo que no estoy para escribir memorias. Aunque podría escribir muchas cosas interesantes. Lo más probable es que vaya a descansar. Si es necesario, voy a ayudar a conservar el trozo de este país, de esta tierra para los hijos. Viene la nueva generación que pronto tendrá que asumir la responsabilidad por el futuro del país”, afirmó el Jefe de Estado.-0-

Síguenos en
Twitter
Últimas Noticias de Belarús