Proyectos
Servicios
Órganos estatales
Flag Martes, 18 Mayo 2021
Minsk Nubosidad variable +15°C
Todas las noticias
Todas las noticias
Presidente
15 Abril 2021, 14:07

Sobre amigos verdaderos, asuntos sensibles y nueva etapa de cooperación. Los detalles de la visita de Lukashenko a Azerbaiyán

Los días 13-14 de abril el Presidente de Belarús, Aleksandr Lukashenko, realizó una visita a Azerbaiyán. El Jefe de Estado tenía planeado visitar dicho país y discutir con su líder Ilham Alíyev el desarrollo de las relaciones bilaterales a finales del año pasado. Sin embargo, tocó posponer un poco la visita. “Los amigos verdaderos no aplazan mucho los eventos que es necesario celebrar a tiempo. No hay pandemia capaz de impedirlo”, declaró en las negociaciones Aleksandr Lukashenko.

El Presidente de Belarús se convirtió en el primer líder extranjero en haber visitado Azerbaiyán este año. A pesar de que a causa de las medidas de cuarentena tomadas en el país tocó reducir en número de los eventos oficiales y la visita resultó de trabajo, la agenda de la entrevista de los Presidentes fue rica. Teniendo en cuenta que las negociaciones resultaron largas y que los líderes hablaron de una manera cálida de la conversación, parece que fueron numerosos los temas a discutir y que las partes se quedaron contentas con el resultado.

Aleksandr Lukashenko se dirigió a la primera entrevista con su homólogo azerbaiyano una vez arribado a Bakú. Fue una entrevista informal y duró unas cuantas horas. Los Presidentes conversaron cara a cara. Los medios no tuvieron acceso a la entrevista. “Hemos tenido la oportunidad para mantener una conversación informal, discutir un amplio abanico de asuntos de la agenda bilateral y los problemas regionales”, dio unas pistas Ilham Alíyev sin ofrecer más detalles.

Antes de la llegada de Aleksandr Lukashenko, en un vuelo nocturno a Bakú arribó una delegación de ministros belarusos. En vísperas de la entrevista de los Presidentes tuvieron tiempo para discutir con sus homólogos azerbaiyanos los asuntos sectoriales y firmar unos contratos comerciales. “Se firmó el contrato de suministro de un lote de tractores (550 unidades), la suma del contrato es de unos 9 millones de dólares”, comunicó el ministro de Industria Piotr Parjómchik.

Los kits de ensamblaje de tractores llegarán a la Autoplanta de Gyandzha donde se desarrolla el montaje de la maquinaria belarusa. A partir de 2007 en dicha fábrica fueron montados más de 11,5 mil tractores belarusos, también cerca de 3,5 mil unidades de la maquinaria de las marcas MAZ, Amkodor, Belkommunmash y Gomselmash.

Es posible el lanzamiento de la producción en Azerbaiyán de los autobuses eléctricos belarusos. El país quiere adquirir transporte eléctrico de pasajeros. Pero planifica no sólo comprar maquinaria, sino fundar una empresa propia. Por eso hoy en día se desarrollan unos ensayos.

El 14 de abril se celebraron las negociaciones oficiales. Los Jefes de Estado se entrevistaron en el Palacio Zagulba a orillas soleadas del mar Caspio. Es más, antes de llegar a las negociaciones las delegaciones se sometieron a dos pruebas del coronavirus, en el hotel por la noche y en el palacio por la mañana.

Según la tradición, primero comenzó la entrevista reducida con la participación de los ministros de Asuntos Exteriores. Durante toda la conversación los Presidentes disfrutaron de unas vistas marítimas pintorescas. Parecía ser el mejor ambiente para las negociaciones.

Saludando a los huéspedes Ilham Alíyev señaló que la cooperación entre los países avanza con éxito tanto en el campo político como en la economía. Acorde con sus palabras, la dinámica de los vínculos belaruso-azerbaiyanos los hace avanzar en todas las direcciones.

“Nuestras relaciones están libres de todo tipo de problemas. Nuestros contactos regulares permiten hacer el resumen de lo ya hecho, fijar los siguientes pasos y avanzar como dos amigos y socios”, declaró el Presidente de Azerbaiyán.

“Tal vez nuestra entrevista en cierto grado suene como estribillo en condiciones de todos estos acontecimientos: la pandemia, etc. Pero los amigos verdaderos no aplazan mucho los eventos que hay que celebrar a tiempo. No hay pandemia capaz de impedirlo”, señaló Aleksandr Lukashenko.

En el año pasado el intercambio de mercancías entre Belarús y Azerbaiyán se acercó a 1,5 mil millones de dólares. Acorde con las palabras de Aleksandr Lukashenko, es un buen resultado desde el punto de vista de la dinámica. “En lo que toca a nuestras relaciones políticas, es difícil decir qué es lo que nos falta. Tenemos unas relaciones brillantes. Siempre me siendo orgulloso de esto. Hemos recuperado las relaciones más cálidas a partir de la época de la Unión Soviética en todas las direcciones”, recordó el Presidente.

En presencia de los periodistas Aleksandr Lukashenko decidió abordar unos temas, según sus palabras, sensibles proponiendo intensificar la cooperación en suministros de materias primas de hidrocarburos. “Tal vez debemos estudiar el asunto de intensificación de las relaciones precisamente en este campo. Es un asunto muy sensible ya que Belarús se encuentra en el epicentro de los acontecimientos económicos y políticos. Sin embargo, no hay asuntos imposibles de resolver”, aseguró el estadista belaruso.

El Jefe de Estado también ofreció apoyo de parte de Belarús en la recuperación de los territorios afectados por el conflicto reciente. “Ayer hablamos mucho de esto. Es una alegría que Usted, como amigo verdadero del pueblo belaruso, entienda que hay mucho trabajo por delante. Será trabajo duro, trabajo pacífico”, enfatizó el Jefe de Estado. “Y debe saber que Belarús es su amigo seguro. Conoce nuestras posibilidades”, añadió.

Teniendo en cuenta la entrevista informal anterior de los Presidente cara a cara que había durado unas cinco horas, decidieron no apresurar las negociaciones. En aquel tiempo los ministros tuvieron la oportunidad para compartir con los periodistas los detalles de las entrevistas con sus socios. Según el ministro de Agricultura y Alimentación, Iván Krupkó, los ministerios correspondientes de Belarús y Azerbaiyán crearán pronto “un gran grupo” para estudiar los asuntos de suministros de productos alimenticios, la cooperación en el campo de educación y la fundación de empresas conjuntas de fármacos veterinarios. Es una dirección igual de importante que la industria: entre 2016 y 2020 los volúmenes de los suministros de los productos alimenticios y agrarios belarusos crecieron desde 6 hasta 30 millones de dólares.

Pasado un tiempo, a las negociaciones fueron invitadas las delegaciones. Mientras tanto, a los periodistas les permitieron sólo hacer fotos de la entrevista ampliada. Los Presidentes compartieron unos detalles más tarde, durante la entrevista con los representantes de los medios. El primero en intervenir fue el líder azerbaiyano: “Nuestras relaciones han superado la prueba del tiempo, tienen una larga historia. Jamás hemos tenido asuntos no resueltos”.

Acorde con sus palabras, durante las negociaciones los copresidentes de las comisiones intergubernamentales fijaron las direcciones de la cooperación para la diversificación y el aumento del intercambio de mercancías. No es ningún secreto que la suma del comercio entre Belarús y Azerbaiyán con frecuencia depende de los volúmenes de suministros de petróleo. Ilham Alíyev declaró que la cooperación en dicho campo seguirá avanzando. Parece que fue la respuesta pública a las propuestas presentadas antes por el líder belaruso. “Pienso que aumentaremos bastante el volumen de los suministros del año pasado. Ya hemos probado la ruta. El proyecto es de beneficio mutuo. Estamos orientados a la ampliación de la cooperación en el campo energético. Se trata no sólo de los envíos del crudo a la refinerías belarusas”, agregó el Presidente de Azerbaiyán.

Las partes discutieron a pie de la letra la participación de las compañías belarusas en la recuperación de los territorios afectados por el conflicto de Nagorno Karabaj. Toca reconstruir dichas regiones: edificar viviendas, desarrollar infraestructura, fundar empresas. Teniendo en cuenta que son tierras mayormente agrícolas, la experiencia belarusa podría ser útil. El país está dispuesto para ayudar en la construcción de empresas agroindustriales, agrociudades y otra infraestructura, también en la formación de cuadros, suministro de maquinaria industrial y vehículos de pasajeros. En realidad, se prestó mucha atención a los resultados del conflicto en Nagorno Karabaj. Es un tema complicado, un asunto sensible más en la agenda internacional para muchos países sin limitarse a la región.

En vísperas de la visita los canales en Telegram volvieron a intentar hacer más tensa la situación preguntando ¿a quién felicitará el Presidente de Belarús? El Jefe de Estado tuvo que reaccionar, su respuesta fue precisa, no dejó lugar para réplicas.

“Con toda la sinceridad aplaudimos los acuerdos del cese total de operaciones militares en la zona del conflicto de Nagorno Karabaj. Es una decisión política de importancia que debe convertirse en la base de una paz sólida en la región”, subrayó Aleksandr Lukashenko. “Quiero felicitar al pueblo de Azerbaiyán y al pueblo de Armenia con motivo del fin de esta terrible tragedia de unos 30 años”, añadió.

El Presidente señaló que su posición la conocen todos: en este conflicto siempre apoyaba a la gente. “Siempre hacía la siguiente pregunta: ¿Me pueden decir si está feliz la gente en Karabaj viviendo bajo esta opresión? ¿Se siente bien allí? Hay que resolver el problema. Hoy en día en realidad quiero felicitar a los pueblos de Azerbaiyán y de Armenia por el fin de este período triste, si no decir más, de su historia. El Presidente destacó: “Queremos pasar página”. Bien dicho. Aquí tienen mi posición, mi deseo: ojalá se arregle este mal para que no queden astillas en el alma y el corazón de los pueblos azerbaiyano y armenio”.

Es más, Aleksandr Lukashenko señaló que el arreglo del conflicto es sólo el primer paso, hay un gran trabajo por delante para la recuperación de dichos territorios.

Sinceramente dicho, tal vez Azerbaiyán necesite no años ni lustros, pero décadas para la recuperación de la región mencionada. Pero hay cosa que inspira tranquilidad: el país está dispuesto para un trabajo tenso y duradero. Se asignarán enormes recursos para esta meta.

Regresando a la agenda bilateral el Jefe de Estado señaló que durante las negociaciones los días 13 y 14 de abril las partes habían revisado al pie de la letra las relaciones. “Hay una visión clara de las futuras actividades conjuntas en condiciones de la crisis de la economía mundial, pandemia y pronósticos poco claros”, señaló.

Durante las negociaciones se prestó mucha atención a la cooperación económico-comercial y el paso a una etapa nueva de la interacción. Se trata de la transferencia tecnológica y la fundación en Azerbaiyán de nuevas empresas conjuntas para lanzar producción necesaria y crear plazas nuevas. “Estamos dispuestos para ofrecer asistencia con toda la responsabilidad”, aseguró el mandatario belaruso.

La parte belarusa ve un gran potencial para la cooperación en la industria, agricultura, elaboración de la madera, tecnologías de la información, sanidad, turismo, educación. Unas buenas perspectivas las promete la intensificación de la interacción en el campo científico-técnico y militar-industrial. El Jefe de Estado recordó la designación reciente del exministro de Defensa, Andréi Ravkov, como Embajador de Belarús en Azerbaiyán. Es quien conoce bien los asuntos del complejo militar-industrial.

Las partes también analizaron el avance de la pandemia en el mundo. Aleksandr Lukashenko recordó que en Belarús comienza la vacunación masiva de la población. Para dichos fines se emplearán fármacos fabricados en el país según las tecnologías rusas. Sin embargo, Belarús no podrá consumir todo el volumen de las vacunas fabricadas, por eso el país está dispuesto para exportarlas incluso a Azerbaiyán. “La reacción ha sido no sólo positiva, también incluso se ha expresado esperanza”, informó el Jefe de Estado.

Aleksandr Lukashenko confeso haberse dirigido durante las negociaciones a sus ministros “como a hombres”: “Cada uno debe irse de aquí con cierto volumen de trabajo. El ministro belaruso debe encontrar aquí mucho trabajo para sí, es más, el Presidente ha abierto la puerta para los belarusos, para su actividad en este país”.

El Presidente belaruso invitó a Ilham Alíyev a Belarús. Agregó que algunos puntos del programa de su visita ya habían sido fijados. “Siempre hemos sido y seguiremos siendo unos amigos fieles de su país”, resumió el líder belaruso.-0-

Síguenos en
Twitter
Últimas Noticias de Belarús