Proyectos
Servicios
Órganos estatales
Lunes, 18 Enero 2021
Minsk 0°C
Todas las noticias
Todas las noticias
Presidente
27 Noviembre 2020, 17:05

Lukashenko sobre los planes del Occidente contra Belarús

MINSK, 27 nov (BelTA). – El Presidente de Belarús, Aleksandr Lukashenko, hoy durante la entrevista con la plantilla del Hospital Clínico nº6 de la ciudad de Minsk anunció los extractos de los datos de los servicios especiales, donde se escribe la actitud de los políticos occidentales hacia los acontecimientos en Belarús y sus planes con respecto al país, informa BelTA.

Según las palabras del líder belaruso, la información “sobre la situación alrededor de Belarús” se la proporcionó prácticamente en vísperas el Comité de Seguridad Estatal de Belarús. “Son originales”, apostilló el Presidente.

Mediados de agosto. ¿Qué decían en Varsovia después de las elecciones presidenciales en Belarús?

Las primeras en citar fueron las palabras del premier polaco: “El futuro de Belarús es muy importante para Polonia. Los territorios occidentales de Belarús históricamente pertenecen a Polonia. Varsovia hizo muchos pasos concretos para ayudar a la revolución belarusa: el apoyo financiero a través de los programas polacos y polaco-estadounidenses de solidaridad con las víctimas del régimen de Lukashenko, la invitación de los estudiantes belarusos, la facilitación del cruce de la frontera, el apoyo a los medios mediáticos independientes y las organizaciones no gubernamentales”.

Según las palabras del estadista, los representantes del Estado polaco llaman a la OTAN a establecer las fuerzas especiales de seguridad en el ejército de los países bálticos y Polonia. Según el plan, este ejército podría emplearse para luchar contra el poder belaruso. “La victoria de la revolución en Belarús es el interés nacional de Polonia”.

Finales de agosto. La propuesta de Polonia de generar una crisis artificial en Belarús

Leyendo la siguiente información, Aleksandr Lukashenko señaló: “Esta conversación tuvo lugar el 31 de agosto: “La hora de negociaciones directas entre el régimen y la oposición todavía no ha llegado. El régimen de Lukashenko todavía es demasiado aunado, el ejército y el CSR le apoyan, y los trabajadores en general están en contra de la revolución. Ahora tenemos que esperar y seguir el desarrollo de la situación”.

Según las palabras del Jefe de Estado, Polonia proponía generar en Belarús una situación en la cual la economía del país se derrumbara, el rublo se abaratara, los tableros de los supermercados resultaran vacíos. “Tenemos que convencer a Turquía, Grecia, Azerbaiyán, Armenia de no exportar alimentos por peligro de coronavirus”.

Mediados de septiembre. Polonia cambia planes después del fracaso de golpe de Estado en Belarús

Aleksandr Lukashenko contó que en septiembre el Gobierno polaco había llegado a la conclusión de que por ahora es imposible cambiar la situación en Belarús con las fuerzas militares.

“Sin embargo, hay que estar preparados para este escenario, en cualquier caso. Tenemos que resolver dos problemas. Primero: tenemos que prepararnos para la solución militar del problema, lanzar los mecanismos necesarios para tal solución. Segundo: tenemos que demostrar a Rusia que estamos en contra de su uso de cualesquiera estructuras armadas en Belarús”, declaraban en Polonia.

Finales de septiembre. ¿Qué proponía al Occidente la oposición belarusa?

Durante la entrevista Aleksandr Lukashenko mencionó también los extractos de una conversación entre Pável Latushko y el canciller checo. Según las palabras del belaruso, “la oposición democrática nunca tenía las oportunidades tan buenas para derrocar la dictadura en Belarús como ahora”. Él declaraba la necesidad del reconocimiento internacional de la así llamada junta coordinadora. “La junta coordinadora considera que el objetivo principal consiste en aislar el proceso de la reforma constitucional propuesta por Lukashenko”, continuó la referencia el Presidente.

“No necesitan ninguna Constitución, no necesitan ningunas reformas constitucionales. Si aprobamos la nueva Constitución, allí habrá una dispersión de poderes. Y ellos necesitan a un Presidente con funciones actuales”.

Además, la junta coordinadora durante los contactos con el Occidente abogaba por el arreglo militar de la situación en Belarús.

Octubre. Cómo en Polonia querían distraer la atención de sus problemas

En octubre Polonia chocó con una crisis política. La pandemia causó los problemas económicos. “El Gobierno necesita decisiones alternativas. Es necesario aprovecharse de la revolución en Belarús. Si Putin quiere normalizar las relaciones con el Occidente, tiene que entregar a Lukashenko”, citó las palabras del primer ministro polaco el estadista. Estas declaraciones, según su opinión, son especialmente cínicas y singulares.

Con todo eso Aleksandr Lukashenko marcó que nunca pedía ayuda a las autoridades rusas. Según las palabras del Jefe de Estado, el mismo Vladímir Putin, al enterarse de la situación en Belarús, propuso arrimar su hombro. Él comprendía: la siguiente será Rusia.

Noviembre. Ucrania se une a la lucha contra Belarús

En el sumario del Comité de Seguridad Estatal de Belarús había también los datos sobre una conversación del ministro de Asuntos Exteriores de Ucrania con su colega alemán: “Estamos perdiendo nuestras oportunidades sin tomar medidas decisivas. La Unión Europea tiene que introducir sanciones muy duras contra Belarús para paralizar la actividad del Estado, el negocio, las fábricas”.

¿Y ellos qué quieren? – expresó su perplejidad el líder belaruso. – Incluso los rusos siempre se ofendían: “¿Por qué apoyas a los ucranianos?”

No obstante, a pesar del hermanamiento entre los pueblos belaruso y ucraniano, en las afueras de Kiev apareció un centro de influencia informativa en Belarús. “La gente corriente nos trata muy bien, porque siempre la tratábamos como hermanos. Pero qué cinismo: tardamos, hay que ahogar más rápido a Belarús”.

El mandatario también informó sobre el discurso de uno de los cancilleres de la Unión Europea en la sesión en vísperas de las elecciones presidenciales en Moldavia: “Planeamos expulsar a Rusia de Ucrania y Moldavia. Favoreceremos la integración de estos países a la OTAN, posiblemente incluso en el marco de la Asociación Oriental”.

En aquella sesión intervino también el representante de EEUU: “En Rusia queremos acelerar el proceso de desintegración: las autoridades locales tienen que recibir más poderes, el poder central debe tener límites. Seguiremos apoyando un conflicto interno en la sociedad rusa. Las autoridades de Rusia podrán perder el poder a causa de los acontecimientos en Belarús”.

El Presidente resaltó que el Occidente está interesado en la crisis en Belarús que minaría las posiciones de Rusia. Según la opinión de los políticos de la Unión Europea, llegó una oportunidad histórica para acabar con la influencia rusa. “Es la esencia de todo, y somos un obstáculo en este camino. Tienen que entrenarse con nosotros”.

Pero, según el Jefe de Estado, entre los líderes de los países de la Unión Europea hay los que estiman positivamente el sistema estatal belaruso. Aleksandr Lukashenko no mencionó los nombres, pero leyó sus declaraciones: “Belarús efectúa una política correcta, conservando su economía en manos del Estado. Belarús no existiría sin fuerte sistema estatal. Estamos realizando nuestro camino de desarrollo nacional a base de las compañías y bancos estatales. El Presidente Lukashenko comprende que en la dirección debe haber unidad. Tenemos que aprender de las experiencias de Belarús, necesitamos una fuerte base ideológica”.

El Presidente aclaró que había compartido esta información para que la gente comprendiera sus humores y actos. “Y para que algunos aprecien su comportamiento”, añadió.

Aleksandr Lukashenko enfatizó que Belarús es capaz de responder a la agresión, incluso militar. “Todos queremos la soberanía e independencia, pero la independencia es una cosa muy cara. Si el pueblo belaruso está dispuesto para salvaguardar esta independencia, luchar por ella, cueste lo que cueste, entonces vamos a luchar. Para que no nos vuelvan a lastrar, conquistar y humillar. Es el problema medular y mi estado de humor como persona. A eso vienen mis actos”, resumió el mandatario belaruso.-0-

Síguenos en
Twitter
Últimas Noticias de Belarús