Proyectos
Servicios
Órganos estatales
Flag Sábado, 4 Febrero 2023
Minsk Nubosidad total -8°C
Todas las noticias
Todas las noticias
Presidente
13 Octubre 2022, 11:39

Lukashenko pronunció un discurso en Astaná

ASTANÁ, 13 oct (BelTA). – El Presidente de Belarús, Aleksandr Lukashenko, intervino en la sexta cumbre de la Conferencia de Interacción y Medidas de Confianza en Asia (CICA). Hablando de los problemas mundiales, el Jefe de Estado habló de la necesidad de salir de la crisis lo antes posible y volver al desarrollo normal, anuncia BelTA.

“Cada uno de los países representados aquí tiene sus propias especificidades, pero nos une la necesidad de salir de la crisis lo antes posible y volver al desarrollo normal. Tanto Europa como Asia están pensando en esto”, notó el líder belaruso.

Señaló que la pandemia solo reveló las contradicciones que existían antes, hizo arraigar la creación de una nueva realidad geopolítica, que de hecho comenzó a formarse hace más de cuatro décadas.

Sobre el “regulador” global y las declaraciones vacías

“Después de la disolución de la URSS, el Occidente colectivo, intoxicado por su victoria, perdió el control, no pudo hacer frente a las funciones de regulador global y garante de la estabilidad. Y todo el mundo está pagando por esto”, constató Aleksandr Lukashenko.

El Presidente destacó que Belarús hizo una contribución al afianzamiento de la seguridad mundial, en el espacio postsoviético estuvo entre los países que renunciaron voluntariamente a la posesión de armas nucleares. “¿Y qué obtuvimos a cambio? Las promesas en lugar de verdaderas garantías legales internacionales, las declaraciones vacías y sin fundamento como el Memorando de Budapest, los interminables intentos de desestabilizar la situación en la Belarús tranquila y trabajadora, y en 2020 los curadores extranjeros controlaron casi abiertamente la rebelión”, hizo hincapié.

El mismo escenario se probó anteriormente en Ucrania. “Ahora vemos las consecuencias. Afortunadamente, en 2022 logramos mantener la paz en esta tierra, en Kazajistán”, resaltó Aleksandr Lukashenko.

Sobre la amenaza de la tercera guerra mundial

En la cumbre, el estadista puso la cuestión sobre el tapete: “¿Cómo encaja en las normas del derecho internacional la práctica de organizar golpes de Estado en otros países y la dictadura de sancionar a los estados que responden a este desafío?” Ya nadie hace esta pregunta.

“Nuestra respuesta debe ser inequívoca: esto es inaceptable y conlleva el riesgo de iniciar la tercera guerra mundial en la que no habrá ganadores. Todos deberían pensarlo, ya que la situación en la esfera de la seguridad se está deteriorando catastróficamente no solo en Europa, sino en todo el mundo. La serie de conflictos, que sacudió el Viejo Mundo, ya llega a Asia. Además, los países occidentales que ofrecen sus servicios de mantenimiento de la paz, de hecho, solo están echando leña al fuego y no están interesados en la desescalada. Su objetivo es malquistar, dividir y obtener acceso descontrolado a mercados y recursos.

La necesidad de unir esfuerzos

Al ser parte de la gran Eurasia, Belarús no puede menospreciar el estado actual de las cosas en la región. “Estoy convencido de que ya es hora de unir nuestros esfuerzos y enfrentar juntos los problemas que hemos tropezado y que no podemos superar solos”, señaló Aleksandr Lukashenko.

En primer lugar, el mandatario se centró en el ámbito económico. “Seremos fuertes solo si logramos beneficiarnos del trabajo conjunto y resolver los temas más sensibles de suministro de energía, alimentos, fertilizantes, construir logística y obtener acceso a los mercados. Todas las convenciones, el proteccionismo y el egoísmo nacional deben quedar en el pasado”, subrayó.

El entendimiento por la parte belarusa de los objetivos de la Conferencia de Interacción y Medidas de Confianza en Asia consiste en crear conjuntamente mecanismos de la cooperación en una amplia gama de áreas sin opresión ni sanciones. “Necesitamos los formatos más favorables para el comercio y la inversión, las fronteras abiertas para bienes, servicios, mano de obra, así como nuevos corredores de transporte”.

Sobre el potencial y el creciente papel de Asia

El líder belaruso está seguro de que el potencial de la región euroasiática es enorme: “Es una base de recursos y una capacidad de producción colosal, un mercado de consumo que no tiene igual. Está claro que el papel del continente crecerá. Los países asiáticos producen un tercio del PIB mundial y su población es de más de 4 mil millones de personas”.

La República de Belarús considera la interacción con los estados asiáticos como una de las prioridades de su política exterior.

“Al estar en el centro de Europa, mantenemos una estrecha cooperación comercial y económica con nuestros socios de Asia Central en la Unión Euroasiática. Nuestro país participa en la implementación de la Iniciativa de la Franja y la Ruta de China. Somos el puesto avanzado occidental de la OTSC, pero al mismo tiempo mantenemos contactos activos con todos nuestros aliados en la zona de responsabilidad de esta organización”, acentuó el Jefe de Estado.

Sobre la construcción de un nuevo orden mundial

“Nuestras iniciativas, desde un amplio diálogo internacional sobre medidas de fomento de la confianza hasta el cinturón de buena vecindad digital, se centran en crear una arquitectura de seguridad integral e indivisible dentro de la cual los estados coexisten pacíficamente.

El Presidente espera que la expansión de la cooperación entre la Organización del Tratado de Seguridad Colectiva (OTSC), la Organización de Cooperación de Shanghái (OCS) y la Conferencia de Interacción y Medidas de Confianza en Asia pueda sentar una base sólida tanto para el desarrollo exitoso del espacio euroasiático como la seguridad de los estados participantes de estas asociaciones.

“Podemos convertirnos en un buen ejemplo de interacción para la región europea, donde el sistema de controles y equilibrios creado en la década de 1990 está haciendo aguas y destruyéndose. Estoy convencido de que, teniendo en cuenta el desplazamiento del enfoque de la política y la economía global hacia Asia, el desarrollo dinámico de los lazos económico-comerciales transcontinentales, los proyectos paneuroasiáticos de infraestructura y logística, es más importante que nunca la expansión del diálogo y la cooperación entre los estados de la reunión”, notó el mandatario belaruso.

“Cuál será la estructura del nuevo orden mundial, dónde se formarán los nuevos polos de la política mundial y cuál será el futuro equilibrio de fuerzas, depende en gran medida de nuestra voluntad colectiva y responsabilidad política. Hoy, más que nunca, son importantes, porque se trata del futuro de nuestros hijos y nietos”, enfatizó Aleksandr Lukashenko.

En conclusión, expresó su convicción de que la Conferencia de Interacción y Medidas de Confianza en Asia desempeñaría un papel importante en los procesos de toma de decisiones responsables que contribuyeran a la construcción de un futuro pacífico y predecible. “Belarús está lista para tal trabajo serio tanto política como económicamente”, aseguró.

“Resumiendo, podemos decir: es tiempo de Asia. ¡Y es muy importante no perder este momento!”, señaló.-0-

Síguenos en
Twitter
Últimas Noticias de Belarús