Proyectos
Servicios
Órganos estatales
Martes, 24 Noviembre 2020
Minsk 0°C
Todas las noticias
Todas las noticias
Presidente
20 Noviembre 2020, 16:37

Lukashenko: Mi meta como Presidente es preservar la construcción de la maqinaria

Aleksandr Lukashenko
Aleksandr Lukashenko

MINSK, 20 nov (BelTA). – El Presidente de Belarús, Aleksandr Lukashenko, considera de mucha importancia preservar y desarrollar el potencial de la construcción de la maquinaria en el país. El Jefe de Estado lo declaró hoy conversando con los trabajadores de “Gomselmash”, S.A., anuncia BelTA.

“Para mí, como Presidente, la preservación de la construcción de la maquinaria es la base. Lo esencial es que tengamos ingenieros, constructores, dirigentes. Una cosa es trabajar con pala y otra es fabricar maquinaria. Se requieren buenos especialistas. Es lo fundamental ya que dependemos de la construcción de la maquinaria”, señaló.

Aleksandr Lukashenko recordó que a comienzas de la formación de Belarús como estado independiente a él como dirigente le habían propuesto en varias ocasiones poner fin a la construcción de la maquinaria y adquirir máquinas combinadas para la agricultura que hacían tanta falta en el extranjero. “En aquel entonces el asunto clave fue qué hacer con Gomselmash y si seguíamos fabricando cosechadoras propias”, recordó. “Al fin y al cabo, aprobamos la fabricación de máquinas combinadas propias”, añadió el líder belaruso. A lo largo de la época posterior la empresa dominó la fabricación de las muestras más modernas de la maquinaria. Una de las novedades más recientes es la cosechadora a gas, en perspectiva será una cosechadora que se controlará mediante sistemas de inteligencia artificial.

“¿Se dan cuenta de qué camino se ha recorrido? Jamás en la vida permitiré acabar con lo creado incluso con mis propias manos. Por eso en Belarús se preservará la construcción de la maquinaria”, aseguró el mandatario belaruso. “Incluso cuando después de Lukashenko venga alguien, no podrá destruir el sector. Es decir, mi tarea es hacer que mis sucesores no puedan destruirlo ya que en este caso habrá protestas de calles”, opinó.

“No piensen que la privatización y la venta de dicha planta promete felicidad”, advirtió el Presidente. Una de las consecuencias negativas es la falta de las competencias, la pérdida de las tecnologías y calificaciones. “¿Están pensando que los que pueden comprar esta planta se esforzarán por preservar estas competencias? No, fabricarán aquí tornillos, tuercas, etc. Mientras que las competencias fundamentales (mecanismo de reducción, motores, mecanismo de mando, etc.) las fabricarán donde hay educación, gente y mucho dinero. No obtendrán grandes ganancias por trozos de hojalata. Es el peligro de la privatización y la diferencia de mi política de las de los protestantes que tanto aspiraban al poder buscando repartir lo que queda y venderlo todo. ¡Jamás!”, prometió.

El Presidente volvió a repetir su actitud hacia la privatización. Según su punto de vista, es posible sólo a base de unas condiciones ventajosas para Belarús. “No quiero que nos conviertan en un “apéndice” de alguien. Esta es mi política. No piensen que permitiré una privatización brusca. Que paguen dinero mientras que nosotros analizaremos qué nos dará esta privatización. Si nos ofrecen dinero, crearemos maquinaria nueva para suministrarla a su mercado”, destacó Aleksandr Lukashenko.

Una de las condiciones de importancia es también la preservación de los equipos laborales. “Me han dicho en algunas ocasiones: “Tenemos unos 8 mil trabajadores, pero no nos hacen falta tantos, queremos dejar unos dos o tres mil”. Entonces, ¿qué? ¿Echaremos a la calle a cinco o seis mil personas? No lo queremos. Si hace falta reducir el número, pues, la gente se jubila, algunos cambian de trabajo, es un proceso”, hizo hincapié el Presidente.

Subrayó que la actitud hacia los obreros cambia mucho cuanto más complejos se hacen los procesos de producción y los equipos. Muchos países enfrentan la carencia de mano de obra altamente calificada. Belarús en este caso se encuentra en una situación más ventajosa ya que en el país se preservó el sistema de educación técnica profesional. “El obrero ya no es esclavo sino manos de oro. Hay una gran demanda de obreros”, destacó el líder belaruso.

El Presidente señaló con satisfacción que en muchas empresas nacionales hay dinastías laborales enteras. “La dinastía es un buen ejemplo para todo el equipo de trabajadores”, compartió su punto de vista el Presidente. “Nadie necesita sus hijos y nietos. Y en adelante será aún más complicado. Por eso hay que agarrarse a esta producción, velar por la producción. Mientras que nosotros seguiremos apoyando la construcción de la maquinaria”, resumió.-0-

Síguenos en
Twitter
Últimas Noticias de Belarús