Proyectos
Servicios
Órganos estatales
Flag Viernes, 17 Septriembre 2021
Minsk Nubosidad variable +9°C
Todas las noticias
Todas las noticias
Presidente
30 Julio 2021, 17:41

Lukashenko cuenta los intentos de desestabilizar a la sociedad belarusa

MINSK, 30 jul (BelTA). – Los intentos de desestabilizar a la sociedad, desorientar a la gente continúan y continuarán en todas las direcciones tácticas. Lo declaró hoy el Presidente de Belarús, Aleksandr Lukashenko, en la reunión con el activo de la vertical local sobre los asuntos actuales de la situación sociopolítica, anuncia BelTA.

El Presidente señaló que el estado belaruso resultó ser más fuerte que las tecnologías de las revoluciones de color. Los belarusos resistieron al experimentar el impacto de sus diversas etapas. “Todo lo que hemos pasado no son ataques espontáneos, sino una política consecuente y coordinada del Occidente. Los intentos de desestabilizar a la sociedad, desorientar a la gente continúan y continuarán en todas las direcciones tácticas”, enfatizó Aleksandr Lukashenko.

Primero. Amenazas militares

“Nuestro país, al ser un eslabón de enlace entre el Occidente y el Oriente, ha caído en el epicentro de la confrontación de civilizaciones. No exageramos, pero afirmamos el hecho: a lo largo de nuestras fronteras se está ampliando sistemáticamente la infraestructura militar ofensiva de la OTAN”.

Además de las fuerzas multinacionales desplegadas en Europa del Este, se está formando una nueva formación – la 18ª división mecanizada en Polonia, cerca de Belarús. Esta división estará armada con los tanques estadounidenses más modernos Abrams. Dos batallones estarán prácticamente a 20 km de Brest.

“Sí, el sistema de seguridad y defensa construido en los años de la independencia, la política pacífica consistente, los acuerdos internacionales, nos ofrecen una reserva para repeler las amenazas militares", enfatizó el jefe de Estado.

Segundo. Presión de política exterior

“Los intentos de desacreditar a Belarús en la arena mundial no se paran desde agosto del año pasado. Estamos observando una serie de notas absurdas, sobre todo cerca de las fronteras”, constató el Jefe de Estado.

El estadista considera que el siguiente paso podrá ser la presión sobre los socios de Belarús. “En estas condiciones tenemos que ser un sujeto seguro, consecuente y predecible de las relaciones internacionales, observar estrictamente los acuerdos con los países amigos”, enfatizó.

Tercero. Intentos de destruir la economía mediante sanciones

El mandatario señaló que Belarús aún no se ha enfrentado a tal escala de medidas restrictivas, aunque no dramatiza la situación. Además, el Occidente comprende el perjuicio de tácticas de sanciones para sí mismo, por lo que las introduce por etapas.

“Parece que están buscando nuestros puntos débiles. Atacan principalmente a los sectores de exportación de la economía belarusa: petroquímica, ingeniería mecánica, sector potásico, etc. Pero el objetivo principal es dejar a la gente sin pensiones, salarios, prestaciones, educación, asistencia médica y causar un descontento entre los belarusos”.

Cuarto. Socavando desde dentro

“Empezaron, ya saben cuándo y con qué. Llegaron a las conspiraciones, pasaron a los intentos de atentados terroristas, amenazas de minado. Son eslabones de una cadena y no es todo su arsenal. Como muestran los hechos revelados, todas estas acciones no tienen base social real. Los moderadores están en el exterior. Son nuestros fugitivos y sus supervisores extranjeros”.

El estadista llamó la atención al hecho que tienen el mismo objetivo: crear la ilusión de una discordia en la sociedad, mantener a la gente en constante tensión, convertir en enemigos a los que hoy se oponen a ellos en la lucha por valores belarusos y curso político de orientación social.

Quinto. Ataques informativos

“Hoy todos deben entender para qué en todo el país se creaban los recursos de información parciales: sitios web, canales de Telegram, videoblogs, grupos en redes sociales, mensajeros. Toda Belarús fue envuelta en esta red”, afirmó Aleksandr Lukashenko.

“Concluye el trabajo sistémico en la puesta en orden de las cosas en el campo de la información. Es importante entender: no estamos luchando contra la disidencia u opiniones diferentes. Nada de eso. Eliminar diferentes puntos de vista bajo esta marca – estaremos perdidos. La cosa es que la libertad de expresión, que protegemos constitucionalmente, hoy se convirtió en una actividad extremista. Y lucharemos contra esto con dureza y decisión. No retrocederemos”, acentuó el Jefe de Estado.

“Una cosa es criticar a las autoridades. Y siempre percibíamos las críticas de manera adecuada. No es que nos gustaban mucho, pero a nadie le gustan las críticas. Pero hay que reaccionar adecuadamente. Pero otra cosa es llamar a una rebelión y matanza a los que no apoyan estos humores revolucionarios, bandidescos. Escalar el miedo y desconfianza a través de filtraciones inventadas, ciberataques y acceso a datos personales. Esto no sucederá”.

Sexto. Fuerza suave

“Hay una regla clara: un aumento en el número de organizaciones sin fines de lucro es un indicador de la preparación de las revoluciones de color. Como pretexto de la caridad, proyectos socialmente importantes, ellos cumplen el orden político ajeno. Así pasó en nuestro país”.

Había 1500 fundaciones no estatales, instituciones privadas, supuestamente organizaciones de derechos humanos en Belarús. Como resultado de las medidas tomadas, se identificaron 185 estructuras destructivas que representan una amenaza potencial a la seguridad nacional, incluyendo la representación de una organización extranjera sin fines de lucro, 71 organizaciones cívicas republicanas y locales, 113 instituciones. Son cifras grandes”, constató el líder belaruso.

“Detrás de cada estructura hay decenas y centenas de activistas, miles de personas que cayeron bajo su influencia. De hecho, fue creado un recurso legal para las actividades destructivas de los coordinadores extranjeros que reclutaron y entrenaron a los cuadros”.

El dinero iba a través de estos fondos y otras estructuras sin fines de lucro. Con el fin de movilizar a la gente para las protestas, varias ONG hacían circular bulos, llamaban a la desobediencia, enseñaban a los ciudadanos radicales a luchar contra los agentes de los cuerpos de seguridad y hacían listas negras de personas fieles al país. “Para que comprendan, esta actividad no se limitaría a la propaganda informativa y las amenazas a los partidarios de las autoridades. Estas personas estaban dispuestas a pasar de las palabras a los hechos en cualquier momento”, enfatizó el mandatario belaruso.

Según las palabras de Aleksandr Lukashenko, algunas organizaciones comerciales están aprovechando activamente las tácticas de las ONG. El mandatario destacó: se tomaron las medidas adecuadas y hay un resultado.-0-

Síguenos en
Twitter
Últimas Noticias de Belarús