Proyectos
Servicios
Órganos estatales
Lunes, 18 Enero 2021
Minsk 0°C
Todas las noticias
Todas las noticias
Política
02 Diciembre 2020, 13:09

Shpakovski: Polonia, el primer violín en la orquesta antibelarusa

MINSK, 2 dic (BelTA). – El primer violín en el conjunto de intérpretes de melodías antibelarusas es Polonia. Tal opinión al periódico “SB. Belarús Segodnia” la expresó el politólogo Aleksandr Shpakovski.

Según sus palabras, los datos anunciados por el Presidente durante la entrevista con los médicos fueron recibidos gracias a los servicios secretos, incluso por canales de cooperación con Rusia. De hecho, Belarús tiene las pruebas documentales de los planes inamistosos contra nuestro país por parte de algunos estados vecinos, detrás de los cuales, evidentemente, se esconden los jugadores más poderosos.

“El primer violín en el conjunto de intérpretes de melodías antibelarusas es Polonia. Varsovia durante muchos años preparaba una infraestructura de influencia en Belarús, apoyando a los partidos políticos de oposición, financiando diferentes programas educativos y medios mediáticos “independientes”. Para un solo canal televisivo Belsat, su derivado es el odioso canal de Telegram Nexta, del presupuesto polaco fueron gastados más de 100 millones de dólares estadounidenses. En agosto Varsovia pensó que ya era hora de recibir dividendos de sus inversiones. La situación del Estado belaruso se pareció tan irremediable a las autoridades polacas que se estudiaban hasta los planes de intervención militar en nuestro país. “Los territorios occidentales de Belarús históricamente pertenecen a Polonia” – fantaseaba entre los amigos el premier polaco Morawiecki. Tal vez, es precisamente de planes polacos la información del jefe del servicio de inteligencia rusa, Serguéi Naryshkin, de que para desestabilizar la situación en Belarús los servicios especiales extranjeros planeaban el asesinato de “una importante figura religiosa”.

El analista dijo que motivo de guerra podría distraer la atención de los problemas internos en Polonia. “Y lo confirmaron expresamente los acontecimientos de octubre-noviembre, cuando en la misma Polonia empezaron las numerosas protestas de la población contra el poder. Pero no las protestas internas polacas, sino el hecho que el Estado belaruso resistió, enfrió el ardor belicoso de las autoridades de Varsovia. Las autoridades del país y la mayoría de la sociedad se orientaron rápidamente en la situación, a las fronteras occidentales fueron enviadas las subdivisiones más fogueadas del ejército belaruso, en la frontera con Polonia se desarrollaron los ejercicios conjuntos belaruso-rusos. Los estrategas de Varsovia comprendieron que la guerra relámpago fracasó y sería necesario jugar mucho tiempo, lo que exigiría más recursos y gastos. “El régimen de Lukashenko todavía es demasiado aunado, el ejército y el CSR le apoyan, y los trabajadores en general están en contra de la revolución”, constataron con lástima en los círculos políticos polacos a finales de agosto – principios de septiembre.-0-

Síguenos en
Twitter
Últimas Noticias de Belarús