Proyectos
Servicios
Órganos estatales
Flag Martes, 11 Mayo 2021
Minsk 0°C
Todas las noticias
Todas las noticias
Política
28 Enero 2021, 17:02

Makéi sobre la situación alrededor del sanatorio Belarus en Druskininkai

MINSK, 28 ene (BelTA). – Las decisiones de Bruselas y Vilna sobre el trabajo del sanatorio Belarus en Druskininkai es un colmo de hipocresía y politicismo. Lo declaró hoy el ministro de Asuntos Exteriores de Belarús, Vladímir Makéi, durante la reunión del Consejo de Representantes Permanentes Plenipotenciarios de los países miembros de la CEI, informa BelTA.

Según las palabras del ministro, la parte belarusa sigue monitoreando la situación. “Hace algún tiempo, cuando nuestros socios europeos rozaron el tema de sanciones contra Belarús, fue expresada la idea bien clara de que éstas no debían afectar a la gente corriente, el pueblo de Belarús, los representantes de otros países. Y qué vemos ahora: estas 350 personas, ciudadanos de Lituania, se encontraron en un estado sin derechos”.

Vladímir Makéi notó que a los empleados del sanatorio les pagaron con dificultad el salario de diciembre, y ahora les proponen buscar otro trabajo – en la ciudad de 12 000 habitantes, donde ya hay 2000 desempleados. “Para mí es colmo de hipocresía y politicismo: por un lado, declaran la necesidad de defender los derechos humanos, por otro lado, se toman las decisiones para crear una situación negativa para los ciudadanos corrientes y de esta manera provocar las protestas contra las autoridades de Belarús. Es un enfoque absolutamente hipócrita y falso”.

“Los “actores forasteros” belarusos, que viajan por las ciudades y pueblos europeos, llaman a introducir más sanciones contra el país y el pueblo belaruso. Cuando surgió este problema con el sanatorio en Druskininkai, ellos inmediatamente intentaron deshacerse: “No, la culpa la tienen las autoridades de Belarús, no tenemos nada que ver con esto”. Es teatro del absurdo”, enfatizó el canciller belaruso.

Él también rozó la mentira expresa por parte de los vecinos lituanos. En Lituania declaran que el sanatorio no trabajaba el año pasado a causa de la pandemia. Pero según la información del ministro, allí recibieron el tratamiento 8000 ciudadanos, incluso 1500 niños, entre los cuales casi 200 niños con discapacidad.

Vladímir Makéi volvió a destacar que la parte belarusa no planea dejar en desgracia a los empleados del sanatorio y está buscando una solución de este problema. Pero hay dificultades: en Bruselas declaran que estos problemas es necesario resolverlos a base bilateral con Vilna, pero en Lituania citan las decisiones de la Unión Europea. “Así es la preocupación real por los derechos humanos”, resumió el jefe del Ministerio de Asuntos Exteriores de Belarús.-0-

Síguenos en
Twitter
Últimas Noticias de Belarús