Proyectos
Servicios
Órganos estatales
Flag Miércoles, 8 Diciembre 2021
Minsk Nubosidad total -13°C
Todas las noticias
Todas las noticias
Política
06 Octubre 2021, 10:58

En la ONU se centra atención en violación de derechos humanos en países bálticos y Ucrania

Yuri Ambrazévich. Foto del archivo de EPA-EFE
Yuri Ambrazévich. Foto del archivo de EPA-EFE

MINSK, 6 oct (BelTA). – La Representación Permanente de Belarús ante la Oficina de la ONU y otras organizaciones internacionales en Ginebra junto con la Representación Permanente de Rusia en el marco de la actividad para atraer atención a las violaciones de los derechos del hombre en los estados del Occidente y otros países celebró un evento en línea simultáneo “Países bálticos y Ucrania: política estatal de discriminación contra las minorías nacionales”, anuncia BelTA.

El evento se organizó en el marco de la actual 48ª sesión del Consejo de Derechos Humanos de la ONU. Al acto se unieron los expertos y representantes de una serie de países.

En su intervención el representante permanente de Belarús en la Oficina de las Naciones Unidas y otras organizaciones en Ginebra, Yuri Ambrazévich, destacó la importancia de que la situación relacionada con los derechos del hombre fuera evaluada de una manera objetiva y desde las mismas posiciones respecto a todos los países incluso en lo que toca al empleo de los mecanismos especiales del Consejo de Derechos Humanos.

El diplomático belaruso hizo hincapié en que las minorías nacionales de los países bálticos (Lituania, Letonia y Estonia) llevan ya más de 30 años sufriendo del nacionalismo étnico. Se trata, ante todo, de la población de habla rusa que representa una gran parte de la población de los países mencionados. Estas personas, entre otras cosas, se encuentran privadas de derechos civiles básicos, se violan sus derechos electorales, no pueden trabajar como funcionarios o abogados. El enfoque discriminatorio afecta también una serie de otros campos incluyendo la vivienda, educación, sanidad, acceso a servicios necesarios para una norma adecuada de vida y satisfacción de derechos culturales.

A pesar de la preocupación y recomendaciones acerca de los asuntos correspondientes por parte de la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ACNUDH), críticas en las organizaciones regionales, incluyendo la OSCE y el Consejo de Europa, es lo que no influye de ninguna manera en las autoridades de los países bálticos. Una de las causas de esto, según Yuri Ambrazévich, es la falta de una reacción pública evidente ante las violaciones por parte de los mecanismos de protección de derechos y la ACNUDH.

Así, el Relator Especial de las Naciones Unidas sobre cuestiones de las minorías jamás visitó los países citados. “Estamos convencidos de que en el contexto de grandes violaciones de los derechos de los representantes de las minorías nacionales el Relator Especial debería solicitar urgentemente la visita y realizarla lo más pronto posible”, está seguro el diplomático belaruso.

El representante permanente adjunto de la Federación de Rusia ante la ONU, Nikita Zhúkov, a su vez recordó que los derechos humanos son universales e indivisibles. Mientras tanto, el diplomático constató que algunos países occidentales se habían proclamado defensores de la democracia, se esfuerzan por enseñar a otros estados los derechos humanos cerrando los ojos ante las violaciones en los territorios propios y en los de sus aliados. En esto están involucrados también los organismos de la ONU mientras que un detallado enfoque politizado en general afecta la autoridad de las instituciones correspondientes. “Nuestra intención es llenar esta brecha y presentar la situación real de violaciones de derechos humanos”, detalló Nikita Zhúkov.

Constató que la pandemia también agudizó los problemas antiguos: racismo, xenofobia, lenguaje de enemistad y odio, discriminación contra las minorías nacionales y religiosas.

En lo que toca a los países bálticos, el diplomático hizo hincapié en que allí se emplea un amplio abanico de instrumentos de presión sobre los medios mediáticos rusos o de habla rusa incluyendo el bloqueo del contenido en Internet, a los periodistas les prohíben entrar en el país, les quitan su acreditación oficial, se cierran las cuentas bancarias, etc. Algo similar se desarrolla también en la educación donde tres países citados llevan años desarrollando una campaña sistemática para eliminar el idioma ruso.

Nikita Zhúkov está preocupado por la situación en Ucrania, donde, según sus palabras, hay violaciones sistémicas de las derechos y libertades del hombre mientras que las autoridades de Kiev no pueden con los retos correspondientes. Entre otras cosas el diplomático mencionó las detenciones ilegales, la coerción para confesarse culpable. “Perseguir a los opositores políticos, periodistas y medios mediáticos independientes, organizaciones públicas que no apoyan a las autoridades es ya una práctica regular”, agregó.

Además Nikita Zhúkov centró la atención en las actividades de los grupos nacionalistas radicales cuyas actividades ilegales siguen sin castigo. En general, se registra el aumento de la propaganda racista y antisemita, xenofobia, aseguró el diplomático.

Hablando de las violaciones de los derechos de las minorías nacionales Nikita Zhúkov recordó la discriminación de una gran parte de la población a base del idioma.-0-

Síguenos en
Twitter
Últimas Noticias de Belarús