Proyectos
Servicios
Órganos estatales
Flag Lunes, 24 Enero 2022
Minsk Nubosidad total -14°C
Todas las noticias
Todas las noticias
Política
30 Septriembre 2021, 16:08

El primer vicepremier habla de la hermandad de hierro entre Belarús y China

MINSK, 30 sep (BelTA). – El 72º aniversario de la proclamación de la República Popular China se celebra el 1º de octubre. Es un evento importante también para Belarús, ya que nuestros países están desarrollando las relaciones de asociación estratégica integral de confianza y cooperación mutuamente beneficiosa. El primer vice primer ministro, exembajador de Belarús en China, copresidente del Comité de Cooperación Intergubernamental Belaruso-Chino, Nikolái Snopkov, en una entrevista a BelTA habló de los importantes proyectos belaruso-chinos, el apoyo de los países en un período difícil de coronavirus, la hermandad de hierro y lo que se puede aprender de los amigos chinos.

- Nikolái Gennádievich, ¿cómo evalúa en general el desarrollo de la cooperación entre Belarús y China en esta etapa?

- Puedo decir que, gracias a la sabiduría, la gran experiencia y, por supuesto, la amistad entre nuestros líderes, el Presidente de la República de Belarús, Aleksandr Lukashenko, y el presidente de la República Popular China, Xi Jinping, la colaboración entre nuestros países nunca se ha suspendido. Nuestras relaciones son vivas, dinámicas, se adaptan rápidamente a las nuevas realidades. Constantemente buscamos las nuevas áreas y proyectos, juntos superamos cualesquiera dificultades, apoyamos el uno al otro.

Hoy en día, las relaciones entre Belarús y China son realmente estratégicas.

En un momento difícil de lucha contra la pandemia de coronavirus, nuestros países demostraron la interacción ejemplar. Realizamos los suministros recíprocos de medicamentos, apoyamos el uno al otro a nivel de ciudadanos comunes. Este año Belarús recibió casi 2 millones de dosis de la vacuna china contra el coronavirus.

A pesar del virus, en 2020 el comercio bilateral alcanzó un récord y, por primera vez en la historia, China se convirtió en el segundo socio comercial más grande de Belarús.

Nuestro país participa activamente en la materialización del proyecto de la Franja y la Ruta, contribuyendo al aumento del transporte de mercancías por ferrocarril a lo largo de los países participantes de la iniciativa. Nuestro proyecto clave, Parque Industrial Chino-Belaruso Gran Piedra, se está desarrollando con éxito.

Además, se están materializando los importantes proyectos en el ámbito técnico-militar. Hace poco empezó el Año de Regiones de Belarús y China.

Ambos estados interactúan efectivamente en las organizaciones internacionales y regionales, se apoyan mutuamente en todos los temas clave. China nunca nos planteaba condiciones. Tenemos posiciones únicas en plataformas internacionales. No aceptamos la injerencia en los asuntos internos de nuestros estados, defendemos la soberanía y la integridad territorial como garantes del desarrollo progresivo e independiente de Belarús y China. Por eso puedo llamar nuestra cooperación como la amistad férrea y la asociación todo tiempo.

- En su opinión, ¿si el COVID-19 alejó a nuestros países el uno del otro?

- Para nada. Al revés, nos acercamos notablemente a China durante este período. Esto es natural, ya que, al chocar con una amenaza común, los verdaderos amigos y socios la superan juntos de pico. En los períodos más críticos de la lucha contra el COVID-19, ambos países encontraron la oportunidad de apoyarse mutuamente, incluso enviando la ayuda humanitaria.

Durante este período aparecieron aún más esferas de intereses mutuos, y en muchas áreas mejoramos el nivel de interacción, al encontrar defectos allí. Por ejemplo, son medicina, logística, cooperación en las organizaciones internacionales.

En el sector salud, empezando con las áreas absolutamente importantes para el país, tales como la compra de vacunas, pruebas, equipos de protección, nos acercamos poco a poco a las áreas más estratégicas – la creación de un clúster médico en el Parque Industrial Gran Piedra, el desarrollo en Belarús de proyectos piloto de la medicina china en los países de la UEE y Europa.

Ahora estamos completando el registro para el uso de emergencia de las cápsulas de la medicina tradicional china Qingyi, que demostraron su eficacia en el tratamiento y la prevención del coronavirus.

En la plataforma internacional junto con China defendemos activamente la importancia de tomar medidas constructivas conjuntas para combatir el COVID-19 en vez de los intentos ineficaces de encontrar a los culpables de la aparición de este virus y su politización.

Mantengo un contacto regular con mis colegas en China y, al mismo tiempo, reconozco con lástima que realmente falta la comunicación personal. Espero mucho la pronta reanudación de los contactos personales en todos los niveles.

- ¿Qué apoyo recibió nuestro país por parte de China durante la epidemia y en general durante este período difícil?

- Casualmente mi llegada a Pekín a principios de 2020 y mi estancia en China al cargo de Embajador de Belarús coincidieron con un período de lucha activa contra la expansión de una nueva infección por coronavirus desconocida en aquel momento.

Fui testigo de la lucha unida de China contra la epidemia y su ayuda a otros países víctimas de esta desgracia. Los amigos se conocen en la desgracia, y en tiempos difíciles los amigos se convierten en hermanos. Es lo que pasó con nuestros países en aquel período difícil para todos. Tras conocer los problemas del pueblo amigo de China, el Presidente de la República de Belarús tomó la decisión inmediata de enviar dos aviones con ayuda humanitaria belarusa a China, que el 30 de enero y el 6 de febrero de 2020 llevaron a Pekín unas 40 toneladas de medicamentos y equipos de protección.

Cuando el COVID-19 se convirtió en una pandemia y se extendió por todo el mundo, incluso en Belarús, más de 20 provincias chinas, empresas socios e incluso ciudadanos comunes ofrecieron la ayuda humanitaria a nuestro país para combatir el coronavirus. Fue una época en la que realmente faltaban equipos de protección y medicamentos, por lo que el apoyo fue tan oportuno e importante.

Nuestros países se apoyan en la arena mundial en los temas espinosos para nosotros, juntos defendemos los valores afines. China apoya firmemente a Belarús en la defensa de la soberanía y la dignidad nacionales, se opone a las sanciones unilaterales injustificadas y la injerencia en sus asuntos internos.

Se intensificaron muchas áreas de cooperación bilateral, incluido el comercio. Como resultado, China ya es nuestro segundo socio en el comercio exterior. La exportación a China va creciendo de forma dinámica, en 7 meses de este año la tasa fue del 121 %. Al mismo tiempo, se diversificó y ya no está tan atada a las monofracciones como antes, cuando los fertilizantes potásicos representaban más de dos tercios del volumen total de exportaciones.

Ahora la porción de productos alimenticios y agrícolas en el volumen de exportaciones belarusas a China constituye el 40 % y ya supera la porción correspondiente de fertilizantes potásicos.

Estamos considerando los nuevos proyectos con China en la petroquímica, la medicina y otras, cuya implementación contribuirá al desarrollo de la economía belarusa y la creación de nuevos puestos de trabajo en las regiones.

También hay planes de llevar a cabo un proyecto integral de estabilidad financiera y mejoramiento del nivel de vida de la población, esperamos aquí el apoyo de China, las negociaciones pertinentes ya están en marcha.

Mientras algunos países nos presentan ultimatos, China demuestra su disposición para el diálogo equitativo y honesto y la cooperación con nuestro país. China sigue el mismo principio en relación con todo el mundo, confirmando con hechos concretos la implementación de la iniciativa de Xi Jinping de construir una comunidad del destino común de la humanidad. Desafortunadamente, no todos lo entienden y aceptan, prefiriendo los beneficios momentáneos y persiguiendo sus intereses egoístas.

- Nikolái Gennádievich, ¿por qué se decidió anunciar el Año de Regiones de Belarús y China y qué resultados se puede esperar?

- El Foro de Regiones, celebrado en mayo de 2015 con la participación de los Jefes de Estado, Aleksandr Lukashenko y Xi Jinping, dio un fuerte impulso al desarrollo de los lazos interregionales entre nuestros países. Para 2021 cada una de las provincias belarusas y la capital establecieron el hermanamiento con dos o más provincias de China. En China hay 34 unidades administrativas del primer nivel, en nuestro país - 6 provincias y Minsk.

Estamos pasando del contenido cuantitativo de la cooperación interregional a la ampliación del contenido de esta interacción, principalmente económica y humanitaria.

Así, la decisión de los dos estadistas de celebrar los años temáticos de cooperación interregional es un paso lógico y razonable.

Por ejemplo, la provincia de Moguiliov es hermana de las regiones chinas con la población de más de 230 millones de personas y el PIB de más de 1,8 billones de dólares estadounidenses. La provincia de Brest tiene relaciones de cooperación con las regiones con la población de más de 200 millones de personas y el PIB de más de 1,4 billones de dólares estadounidenses, y así por el estilo.

Es un mercado potencial para nuestras exportaciones, el acceso al cual se simplificará enormemente durante el Año de Regiones. Cada provincia, cada ciudad es única, y los gobiernos locales están abiertos a la cooperación e intercambios.

¿Qué resultados esperar? La respuesta es obvia: la profundización y ampliación de los lazos comerciales, económicos, de inversión, culturales, turísticos y otros entre nuestros países.

La cooperación interregional es una locomotora de nuestras relaciones que trae un gran potencial de proyectos e iniciativas conjuntas, conocimientos y experiencias. Estamos aprendiendo con placer de nuestros socios chinos cómo desarrollar regiones, estimular las pequeñas empresas, las zonas económicas y los parques.

- ¿Si logró convertirse Gran Piedra en un proyecto a gran escala o todavía no?

- La idea de crear en Belarús el Parque Industrial Chino-Belaruso pertenece a Aleksandr Lukashenko y Xi Jinping. El diseño comenzó en 2013, la construcción – en 2014, es decir, casi simultáneamente con el anuncio por el presidente de China de la Iniciativa de la Franja y la Ruta.

Al visitar el parque en 2015, el líder chino lo llamó “la perla del Cinturón Económico de la Ruta de la Seda”. Entonces, los mandatarios de nuestros estados abrieron una nueva página en la historia del proyecto al firmar personalmente el plan de desarrollo del parque.

De hecho, con el apoyo activo de Belarús y China, el parque se convirtió en el proyecto más grande y ejemplar de nuestra región. Según Financial Times, Gran Piedra fue nombrada la mejor zona económica especial de 2020 en el marco de la Iniciativa de la Franja y la Ruta, así como la zona de más rápido desarrollo.

La infraestructura de ingeniería y transporte en el territorio de la primera etapa de desarrollo ya se está explotando activamente, se está diseñando la segunda etapa. Está en marcha el diseño de un ferrocarril de alta velocidad entre Gran Piedra y Minsk. Desde su creación en el parque ya se invirtieron unos 680 millones de dólares estadounidenses.

Ahora en el parque hay 75 residentes, por cierto, 40 de ellos son empresas chinas, incluso muy famosas, por ejemplo, Sinomach, China Merchants Group, Weichai, Zoomlion, Huawei y otras. Los proyectos de inversión de los residentes superan mil millones de dólares estadounidenses.

Merece la atención especial la puesta en marcha del proyecto de la terminal logística internacional “Enlace Ferroviario Euroasiático” con la participación de empresas chinas, alemanas, belarusas y suizas, que prevé una salida directa y acelerada de las mercancías transportadas por la ruta China - Europa - China.

Ya tenemos algo de lo que podemos estar orgullosos. Pero es importante no reducir la velocidad. Adoptamos una nueva legislación sobre el parque para promover el desarrollo de la farmacia y la prestación de servicios médicos con un enfoque en la medicina tradicional china.

Se está fundando el Centro Euroasiático de Medicina Tradicional China, se está realizando el trabajo en la institución de un subparque de medicina china y una villa médica.

Los planes a medio plazo incluyen la creación de un centro logístico multimodal regional con la construcción de un ferrocarril de vía estrecha entre el parque y la frontera con Polonia para reducir el tiempo de viaje a lo largo de esta ruta y aumentar aún más el tráfico de mercancías.

- Nikolái Gennádievich, ¿cuándo será posible declarar un nuevo nivel de relaciones entre Bielorrusia y China?

- El 29 de septiembre de 2021 se celebra una fecha significativa en las relaciones entre Belarús y China: el 5º aniversario del establecimiento de las relaciones de asociación estratégica integral de confianza y cooperación mutuamente beneficiosa. Con el tiempo, aparecieron las nuevas características de nuestras relaciones: hermandad inmaculada y asociación todo tiempo. De hecho, ya hemos entrado en una nueva etapa. Lo evidencian absolutamente todos los indicadores de nuestra interacción en las esferas política, económica y humanitaria.

La decisión de fijar de jure un nuevo nivel de relaciones la tomarán el Presidente de Belarús y el presidente de China.

- Nikolái Gennádievich, dirigía la misión diplomática belarusa en Pekín, ¿qué impresiones tiene? ¿Qué es lo que le gustó más en la nación china?

- Las impresiones son sumamente positivas. Estoy convencido de que estas emociones y sentimientos permanecerán conmigo durante muchos años. China es un país multifacético con historia y tradiciones antiquísimas, cuya base es el gran pueblo chino.

Si me ofrecieran elegir cualquier país como embajador, elegiría China. China enseña, actualiza los conocimientos sobre el mundo que te rodea y tu mundo interior. China abre los nuevos horizontes de pensamiento y nuevos colores de contemplación. China es el futuro.

- ¿Qué podemos aprender y asimilar de China en esta etapa de desarrollo?

- La organización, disciplina y unidad. En unos meses China hizo un gran avance en la lucha contra la epidemia de COVID-19 dentro del país, pudo contener su expansión masiva y ahora está tomando medidas preventivas efectivas. Esto sería imposible sin esfuerzos conjuntos y coordinados de cientos de millones de personas.

Se puede aprender de China también la aspiración y apertura a la innovación. El país avanzó mucho en tales áreas técnicas de vanguardia como la investigación aeroespacial, la tecnología de 5G, la inteligencia artificial y la computación en la nube. Cada innovación y logro no se ve como un objetivo, sino como un paso más en el desarrollo progresivo del país.

- Nikolái Gennádievich, ¿le resultó útil la experiencia de trabajo como Embajador de Belarús en China en su trabajo al cargo del primer vicepremier?

- Por supuesto, me sirvió. El trabajo diplomático es una gran experiencia, una oportunidad única para conocer el país y el pueblo de dentro. Incluso durante este pequeño período de trabajo en la embajada, tuve la oportunidad de conocer y comunicar con muchas personas de diversas actividades.

Al continuar el trabajo con China en mi puesto actual, a menudo recurro a los conocimientos y la experiencia adquiridos en este país.

Hablaba con los jefes de departamentos y directores de empresas de lo que es necesario hacer, desde su punto de vista, para ampliar aún más, profundizar la cooperación y llenarla de un nuevo aliento. Ya estamos implementando muchas de las propuestas. Por ejemplo, tomamos en cuenta las propuestas del negocio en un nuevo decreto sobre la mejora de las condiciones en Gran Piedra.

En China, dicen: “Una piedra preciosa requiere mucha fricción y talla profesional”. Las decisiones gubernamentales tienen el mismo principio. Hay que estudiar, reflexionar y sopesar cualquier tema bajo todos los aspectos.-0-

Síguenos en
Twitter
Últimas Noticias de Belarús