Proyectos
Servicios
Órganos estatales
Flag Lunes, 26 Septriembre 2022
Minsk Pocas nubes +8°C
Todas las noticias
Todas las noticias
Política
22 Febrero 2022, 13:17

Dapkiunas: Se necesitan la desescalada, la moderación y la disposición para el diálogo

MINSK, 22 feb (BelTA). – El representante permanente de Belarús en la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE), Andréi Dapkiunas, el 21 de febrero intervino en una reunión especial del Consejo Permanente de la OSCE en Viena, expresando la posición de nuestro país sobre la situación en Ucrania y los temas actuales de la seguridad regional. El diplomático belaruso declaró la necesidad de la desescalada, la moderación y la disposición para el diálogo.

Andréi Dapkiunas durante la reunión señaló que los informes sobre un gran crecimiento de la violencia armada en el este de Ucrania preocupan mucho. Belarús llama a las partes del conflicto a que se abstengan del uso de la fuerza.

“Se necesitan la desescalada, la moderación y la disposición para el diálogo. Belarús apoya a la Misión Especial de Monitoreo de la OSCE en Ucrania en su papel de observador imparcial, que ayuda a las partes a cumplir sus compromisos de alto el fuego y otras medidas previstas en los Acuerdos de Minsk.

Belarús y la situación actual en la región

“Esta evaluación fue dada ayer por el ministro de Defensa de Belarús y hoy por el jefe del Estado Mayor General. En el territorio de los estados vecinos de Belarús se crearon las numerosas agrupaciones de tropas y fuerzas, incluso de terceros países. Se aumentó el nivel de preparación para el uso de unidades de la Fuerza de Respuesta de la OTAN”, dijo Andréi Dapkiunas.

“A los países vecinos de Belarús se están suministrando de urgencia las armas más modernas. Al mismo tiempo, se da prioridad a los medios ofensivos modernos. Se modernizaron las instalaciones de infraestructura militar y de transporte. Multiplicó el número de ejercicios y operaciones realizadas cerca de las fronteras del Estado de la Unión. Es evidente que están dirigidos contra Rusia y Belarús”.

También enfatizó que los países occidentales se niegan a aceptar las “líneas rojas” trazadas por Rusia en la arquitectura de seguridad de Europa, que también son relevantes para Belarús. Hay un rechazo y depreciación del significado del principio de indivisibilidad de la seguridad que es fundamental para la seguridad del continente.

Qué hacer en esta situación

Se completó el simulacro operativo belaruso-ruso Resolución Aliada 2022. Al mismo tiempo, por decisión de los Jefes de Estado, continúa la prueba de las fuerzas de respuesta del Estado de la Unión.

Andréi Dapkiunas explicó: “El motivo de la continuación de la inspección es el aumento de la actividad militar cerca de las fronteras exteriores del Estado de la Unión y el empeoramiento de la situación en Donbás. El objetivo de la inspección es garantizar una respuesta adecuada y desescalada de los preparativos militares cerca de las fronteras del Estado de la Unión”.

Interviniendo en la reunión especial del Consejo Permanente de la OSCE, el representante permanente de Belarús también dijo: “La finalización de la inspección dependerá en gran medida de los países occidentales. En este sentido, Belarús considera que tiene derecho a insistir en la retirada de las tropas de EEUU y otros países miembros de la OTAN de las fronteras de Belarús y el Estado de la Unión, y el control de la retirada de tropas mediante actividades de verificación”.

Según él, los Estados Mayores Generales de las Fuerzas Armadas de Belarús y Rusia desarrollarán las medidas conjuntas adicionales, que tienen como objetivo prevenir la guerra. Los belarusos están preparados para contribuir al mantenimiento de la paz y la seguridad internacionales, la reanudación de los lazos rotos y siempre están abiertos a una interacción responsable y benévola.

Sobre el carácter de la discusión en la sesión especial

“En nuestra discusión llama la atención una figura de omisión. En los discursos de las estimadas delegaciones prácticamente no se mencionó la campaña de información coordinada a gran escala de miedo e inevitabilidad de la guerra de los últimos meses. Los analistas describen esto con palabras “histeria” y “bacanal”. Incluso el Presidente de Ucrania se vio obligado a admitir que las frecuentes advertencias del extranjero sobre las fechas de la “invasión” no ayudan a su país. Pero si no ayudan a Ucrania, entonces, ¿a quién ayudan? ¿Para qué se necesitan?”

“Todo el mundo sabe que la guerra mediática es un componente importante de la guerra híbrida moderna. Los autores de tales operaciones psicológicas, por supuesto, siempre cuentan con las consecuencias controladas de sus acciones. Sin embargo, el hombre propone y Dios dispone. La psíquica humana es frágil e inestable. Es muy probable que una campaña desenfrenada de instigación de las pasiones y desinformación en un momento dado lleve a las consecuencias materiales destructivas imprevistas para sus autores, cree una chispa que incendiará la llama de una guerra real.

“La semana pasada un grupo de países decidió realizar dos juicios en la OSCE con el uso fingido del mecanismo del III Capítulo del Documento de Viena. De hecho, se decidió organizar una azotina pública de los “alborotador de la paz europea” que son “culpables” ante el mundo occidental. Un “chivo expiatorio” simplemente no apareció, y el otro decidió transmitir su verdad a los jueces severos”.

Andréi Dapkiunas destacó que en la reunión conjunta del Consejo Permanente y el Foro de Seguridad hubo muchos oradores insatisfechos, ofensas por la apertura insuficiente de Belarús y expectativas de mayor respeto por las preocupaciones de los socios. “Por alguna razón, se grabó en la memoria especialmente cómo una delegación pedía persistentemente dejar que un helicóptero sobrevolara el territorio de interés en Belarús… En este sentido, hoy quiero preguntarles a mis estimados colegas: ¿qué razones reales, no ficticios tienen para esperar un sincero respeto de Belarús de las preocupaciones de sus países? El respeto que puede conducir a una apertura voluntaria adicional más allá de las obligaciones internacionales. La base del respeto es la confianza en un socio, la seguridad de la ausencia de hostilidad”.

“¿Qué tipo de confianza debería tener Belarús en los países que, debido a los desacuerdos interestatales actuales, continúan aplicando la política del látigo a Belarús en violación de los principios fundamentales del derecho internacional, tratando de estrangular la economía del país con sanciones destructivas? ¿Qué respeto de las sospechas y las preocupaciones de los países miembros de la OTAN debe tener Belarús cuando, por ejemplo, la OTAN durante mucho tiempo se niega con arrogancia a cualquier contacto institucional con la OTSC, la alianza de defensa de la que forma parte Belarús? Ya que precisamente este tipo de contactos pueden crear un nuevo canal de comunicación de confianza, ayudar a desmentir invenciones y rumores. Es que los estados participantes de la situación actual en nuestra región carecen precisamente de tal comunicación”.

“En conclusión, debo mencionar que nuestra discusión, como lamentablemente sucede a menudo en esta sala últimamente, deja la sensación de una conversación entre un mudo y un sordo. La discusión en la que, a pesar de todos los buenos esfuerzos de los intérpretes, falta una base para el entendimiento mutuo. La discusión que está fuera de un sistema único de coordenadas. Es posible encontrar un punto de partida único para el diálogo en lo que debe unir a la gente sensata – el rechazo categórico de la guerra como método de resolución de conflictos”.

“La cuestión es si los líderes políticos de hoy tienen la previsión, la responsabilidad y el coraje para refutar la teoría de la guerra de Clausewitz y darles a los pueblos del mundo la esperanza de una política internacional en la que no haya lugar para la guerra como continuación natural de la política”, resumió Andréi Dapkiunas.-0-

Síguenos en
Twitter
Últimas Noticias de Belarús