Proyectos
Servicios
Órganos estatales
Flag Miércoles, 16 Junio 2021
Minsk Despejado +17°C
Todas las noticias
Todas las noticias
Socios
05 Mayo 2021, 09:23

Negocios en Cuba, respuesta al desafío informativo

Foto: prensa-latina.cu
Foto: prensa-latina.cu

LA HABANA, 4 may (BelTA - Prensa Latina). - En un repaso por las publicaciones cubanas en Internet choqué con la edición número cuatro, abril de 2021, de Negocios en Cuba y sentí un golpe de emoción.

La nota editorial refería 'en este mes del XXV Aniversario…' y digo sin exagerar, di un salto, paré de leer. Caramba, dije, áya pasaron 25 años!

Me tocó ser el primer editor jefe, fundador, en abril de 1996, y me sentí motivado a compartir algunos recuerdos con quienes hacen el periódico hoy, que tal vez les gusten conocer, y hasta puedan ser de algún provecho.

La decisión de Prensa Latina de publicar un semanario económico sobre Cuba, a colores, papel de alta calidad y autofinanciado era un atrevimiento.

Resultó un duro pero estimulante reto para quienes recibimos aquel encargo, cuando todavía estábamos en pleno Período Especial y arreciaba el bloqueo con la promulgación de la Ley Helms Burton por Bill Clinton, ese mismo año.

RETO PERIODÍSTICO Y TECNOLÓGICO

El nuevo empeño fue un verdadero desafío periodístico y tecnológico en un momento que las imprentas paraban por falta de insumos y piezas, no había tintas ni papel, escaseaban las computadoras y la fotomecánica era algo exótico y caro.

Sin embargo, el proyecto no era ajeno a la misión original de la Agencia Informativa Latinoamericana, que desde su fundación -en junio de 1959- tuvo entre sus propósitos difundir la verdad del proceso cubano de cambios económicos y sociales.

Como valioso antecedente, de reconocido prestigio, contábamos con el Panorama Económico Latinoamericano.

Nuestro famoso PEL quincenal, que se compilaba luego en un robusto anuario, realizó un indiscutible aporte al mejor conocimiento de una realidad sistemáticamente distorsionada por los monopolios norteamericanos de la información.

La responsabilidad de Editor Jefe a cargo del proyecto editorial me llegó como un valioso regalo a finales de 1995.

El 4 de abril de aquel año, a seis semanas de cumplir los 50, un infarto me sacó de circulación durante varios meses.

Fui relevado en mi puesto de Gerente de Publimagen, nuestra modesta agencia de publicidad, que gestionaba anuncios e ingresos para financiar las publicaciones de Prensa Latina, en particular Cuba Internacional y Prisma, que en esa época dejaron de ser presupuestadas.

El accidente vascular me obligó a volver a mis primeros pasos en el oficio, al ingresar en Prensa Latina en puesto de redactor en la Redacción Económica.

Velando por mi salud, me habían encargado elaborar cuatro paginitas de información económica para el boletín Síntesis Internacional, que abrían la semana con el título 'Lunes de Negocios'.

Así se decidió llamar al nuevo semanario al arrancar en abril de 1996 y durante las primeras 10 ediciones, hasta que optamos por su nombre actual.

El empujón original al proyecto vino de un europeo amigo de Cuba deseoso de hacer una donación monetaria para poner en pie una publicación en defensa de la Revolución, que se autosustentara en el tiempo con sus ingresos por suscripciones y ventas. El aporte sirvió para arrancar, pero no era sostenible.

La Agencia se hizo cargo ciento por ciento de la gestión del semanario, que se publicaba como un producto editorial de la Redacción Económica, dirigida en ese momento por Elsy Fors.

El resto del equipo lo integraron Ricardo Potts, Susana Ugarte, así como Mercedes Ramos y Walfredo Angulo, periodistas que se especializaron en gestión de ventas. Mayra Díaz Arango (EPD), mi esposa entonces, comenzó a hacer las correcciones de forma voluntaria, sumando su experiencia en la Editorial de Ciencias Sociales.

Con el paso del tiempo tuvimos una coordinadora, un jefe de Producción y Distribución, uno o dos diseñadores, puesto que cambió varias veces.

Nos iniciamos en el aprendizaje de hacer un semanario de ocho páginas -que llegaría más de una decena de ediciones especiales- de las cuales el 25 por ciento debía ser publicidad o publirreportajes.

Nos instalamos en una habitación de la Vicepresidencia Editorial, en 21 y G, bajo la supervisión del respetado Jacinto Granda, quien nos brindó mucho apoyo.

Apenas podíamos dar un paso, aunque casi todo el trabajo era en la calle. El cierre entre viernes, sábado y hasta domingos, era una locura, y casi siempre hasta el amanecer.

Por problemas de impresión incumplimos varias veces con la salida el lunes y, además, pretendíamos enfatizar en Cuba, sus exportaciones, oportunidades de inversión y políticas económicas. Decidimos modificar el nombre a Negocios en Cuba.

Cuando, a petición de la Dirección de la Agencia, elaboramos el proyecto recordamos las enseñanzas de nuestros maestros del periodismo económico como Manuel Fernández Colino -creador del PEL- y José Bodes Gómez y Carlos Sánchez Flores, quienes insistían en vestir la profundidad, exactitud y rigor con el ropaje del lenguaje elegante, ameno y claro.

ORIGINALIDAD Y EXCLUSIVIDAD, CARTAS DE TRIUNFO

Los requerimientos de un producto autosustentable también nos obligaron a buscar la originalidad y la exclusividad, como cartas de triunfo.

Entrevistas a ministros del sector económico, funcionarios oficiales del más alto nivel, especialistas, empresarios o académicos que de su puño y letra aportaron trabajos contribuyeron a lograr ese empeño.

Los primeros años de trabajo marcaron un derrotero que garantizó la aceptación de 'Negocios' por patrocinadores y un público lector especializado y exigente.

A su vez, ese mismo lector -empresario, funcionario, especialista- en la función cómplice de fuente o colaborador, se mostraba muy satisfecho al ver logrados sus intereses.

Desde su aparición 'Negocios' se guio por la idea de que una publicación de alto nivel profesional puede ir más allá de ser un material de lectura pasajera y convertirla en fuente permanente de consulta, crónica de una época.

Me atrevo a afirmar que no hubo acontecimiento económico de relevancia ocurrido en esa época que estuviera ausente en sus páginas.

Estudiosos del más alto nivel, cubanos y extranjeros, contribuyeron con análisis de fondo sobre los asuntos económicos cubanos más importantes, desde el bloqueo norteamericano hasta las transformaciones ocurridas en el comercio exterior, el sistema monetario y bancario, o la organización empresarial.

AGLUTINAR VOLUNTADES

Un medio informativo es un instrumento de movilización social, capaz de aglutinar voluntades, promover discusiones, organizar coloquios, debates, intercambios de ideas y propuestas.

La exitosa organización de un inédito Foro sobre Inversiones Extranjeras en Cuba, con exposiciones de altos funcionarios y calificados especialistas del sector a más de un centenar de empresarios nacionales y extranjeros marcó el primer aniversario de 'Negocios'.

Desde entonces, iniciativas semejantes se realizaron en años sucesivos, con el concurso de los organismos correspondientes, en las áreas del comercio exterior, el turismo, la producción y los servicios.

La presencia como eficaz instrumento de promoción comercial en ferias nacionales y extranjeras, eventos económicos y exposiciones, secundadas por cuidadosas ediciones especiales, ha reforzado el prestigio de la marca de Negocios en Cuba.

Cuando mayor era la audiencia de la telenovela colombiana 'Café con aroma de mujer', cuya protagonista en ese momento era una 'secretaria excepcional', se nos ocurrió lanzar un concurso desde nuestras páginas con una pregunta dirigida a los empresarios, gerentes y directores: ¿Tiene Ud. una secretaria como esa en su oficina?

Fue una actividad promocional, que pretendía sumar el apoyo al periódico de esa persona tan importante en la empresa y, además, hacer un justo reconocimiento al papel de tan significativa pieza en el engranaje empresarial.

La respuesta fue espectacular. Algo fuera de serie, que motivó una entusiasta participación. Hubo premiación y celebración. A partir de entonces las secretarias fueron las mejores aliadas de 'Negocios' para facilitar su gestión. La iniciativa se repitió varios años más y, aunque parezca increíble, dio surgimiento a una asociación profesional de ese segmento laboral. En la Feria Internacional de La Habana, en Guatemala, o Nicaragua; en encuentros comerciales en Sao Paulo, Brasil, en Cancún, México o en Isla Margarita, Venezuela; en la Feria del Caribe de Santiago de Cuba, en Varadero y en casi todas las provincias, por solo citar algunos, 'Negocios' pasó a ser un valioso aliado informativo del empresariado cubano.

En cada Festival del Habano, evento con el que inauguramos en 1997 las ediciones bilingües (español e inglés), 'Negocios en Cuba' se convirtió en activo protagonista, enriquecedor de contenidos por medio de la contribución de calificados especialistas de esa industria.

A finales de marzo de 1999, precisamente al término de un provechoso encuentro con empresarias y directoras, a las que agasajamos y escuchamos con motivo del Día Internacional de la Mujer, me anunciaron el nombramiento de corresponsal en Brasil, a donde partí en junio de 1999, dejando atrás con mucha nostalgia aquella linda e inolvidable experiencia.

En el competitivo (y devorador) universo actual de las publicaciones periódicas alcanzar los 25 años de vida es una hazaña. Desde muy temprano incursionó en las ediciones digitales 'on line' para afrontar las nuevas crisis de financiamiento, así como las propias exigencias del mercado.

Lejos de ser un inconveniente, esa puede convertirse hoy en su carta de triunfo, siempre que sepa y pueda explotar a fondo esos formatos y sus posibilidades de comercialización y difusión.

A quienes dieron continuidad a su elaboración y mantienen activo su nombre hoy como una respetable fuente de información, solo resta decirles áFelicidades! y desearles nuevos éxitos.

Síguenos en
Twitter
Últimas Noticias de Belarús