Proyectos
Servicios
Órganos estatales
Martes, 26 Enero 2021
Minsk 0°C
Todas las noticias
Todas las noticias
Opinión
11 Enero 2021, 16:12
Nikolái Schiokin

Los acontecimientos en EEUU demuestran la debilidad y falsedad de la democracia occidental

Nikolái Schiokin
Nikolái Schiokin
Jefe del Centro de Sociología Política y Económica del Instituto de Sociología adjunto a la Academia Nacional de Ciencias de Belarús

Los acontecimientos en EEUU demostraron la debilidad y falsedad de la democracia occidental. Tal opinión la expresó a BelTA el candidato a doctor en ciencias filosóficas, jefe del departamento de sociología de la dirección estatal del Instituto de Sociología adjunto a la Academia Nacional de Ciencias de Belarús, Nikolái Schiokin.

Según sus palabras, después de la firma del Protocolo de Kioto en 1997, EEUU, igual que todo el Occidente, empezó a derivar poco a poco hacia una profunda crisis social, un desajuste del papel del Estado y los intereses privados globales. “Durante el año pasado todo el mundo observaba en EEUU los atropellos, pogromos en las ciudades, robos y asesinatos. Ahora tanto en EEUU como en todo el Occidente se notan dos tendencias. Por un lado, un subidón de desesperación de la gente y traición de la población por la élite política. Por el otro, los así llamados apóstoles de la democracia Googlе, Facebook, Twitter, Youtube, Instagram, Twitch, Reddit se convirtieron en un megáfono de extremismo y un mecanismo de expansión de una guerra civil informativa. Pasó un abuso de autoridad según el modelo estadounidense con destrucción ulterior de valores sociales y bloqueo real del margen de discreción y libertad de religión. El peligro para todo el mundo consiste en que se queda sin respuesta la pregunta ¿si está en seguro el arma nuclear de la superpotencia?”, notó el analista.

“La ley del embudo, la “democracia estadounidense” no simplemente invadieron a EEUU como un país, sino, en primer lugar, las cabezas de los ciudadanos. Se justificaron los recelos de degradación de EEUU. No obstante, hay que mencionar que los países europeos siguen el mismo camino. La flojedad política de las élites administrativas, su corruptibilidad, la permisividad de servicios especiales, la fusión de los intereses públicos y privados llevaron a la quiebra moral del Occidente y el inicio de su degradación. Además, las corporaciones transnacionales imponen sus reglas del juego en las cuales la personalidad, sus derechos y libertades, principios democráticos se eliminan a través de las tecnologías de la información. La falta del profesionalismo, la disciplina de combate de la policía y los servicios especiales del Occidente llevan a las consecuencias tristes – el terrorismo y el desequilibrio de pilares estatales. El “arresto de red” de Donald Trump es un camino directo hacia la creación de un campo de concentración digital. Lo que observamos en EEUU demostró la debilidad y falsedad de la democracia occidental. La situación con las elecciones demuestra que las élites financieras mundiales están dispuestas para destruir a cualquier estado por sus intereses. Y EEUU es investigador de represalias de Internet no sólo en EEUU, sino en todo el mundo”.

El candidato a doctor en ciencias filosóficas está seguro de que precisamente tal destino se preparaba para Belarús. “Sólo la voluntad política de Aleksandr Lukashenko y su fidelidad al país permitieron evitar el escenario estadounidense (alternativo) y defender la soberanía e independencia del país, parando una abierta ciberamenaza. Ya es evidente la justeza de todas las suposiciones e hipótesis de que el 9 de agosto de 2020 y en el período postelectoral Belarús se usara como un polígono para la implementación de un plan del golpe de Estado digital. Por eso creo que, en el futuro próximo, al sacar conclusiones justas de los procesos mundiales y en el contexto de la aumentada presión sobre Belarús, hace falta movilizar los esfuerzos por visualizar ciberamenazas y desarrollar medidas concretas de resistencia a la presión, en primer lugar, en la esfera de las tecnologías de la información. Todos tienen que unirse para conservar la estabilidad, paz y justicia”, resumió Nikolái Schiokin.-0-

Últimas Noticias de Belarús