Proyectos
Servicios
Órganos estatales
Jueves, 26 Noviembre 2020
Minsk 0°C
Todas las noticias
Todas las noticias
Opinión
19 Octubre 2020, 16:02
Nikolái Schiokin

El ultimato es inadmisible para el pueblo y las autoridades belarusas

Nikolái Schiokin
Nikolái Schiokin
Jefe del Centro de Sociología Política y Económica del Instituto de Sociología adjunto a la Academia Nacional de Ciencias de Belarús

La conversación en términos de ultimato con el pueblo y el poder de Belarús es inadmisible. Tal opinión la expresó a BelTA el candidato a doctor en ciencias filosóficas, docente, jefe del departamento de sociología de la dirección estatal del Instituto de Sociología adjunto a la Academia Nacional de Ciencias de Belarús, Nikolái Schiokin.

“Es necesario cambiar el concepto de desarrollo y seguridad. Ya será imposible ocultarse y el descorazonamiento es inadmisible. Es evidente que no nos dejen en paz. Tendremos que defendernos de la dictadura, chantaje e inquisición política del Occidente. Contra nosotros se está desarrollando una guerra híbrida (fría) con utilización de los métodos probados y nuevos, pero con elementos de extremismo de exportación. Tenemos que comprender que en el mundo creció la probabilidad de acciones militares. Y sólo la existencia de la voluntad política de las autoridades permite evitar los procesos que se imponen de afuera y se orientan al choque civil. El Presidente con sus acciones pudo separar a la mayoría sensata que aboga por la Belarús estable, segura e independiente en la alianza con Rusia de la minoría extremista que quiere destruir el país”, señaló Nikolái Schiokin.

Según su punto de vista, la única continuación de la política del Estado es el diálogo. “El diálogo en el desarrollo de la sociedad belarusa tiene su tradición histórica, es un símbolo nacional, es una marca, es un rasgo distintivo de las autoridades – la Asamblea Popular de toda Belarús, los seminarios, las conferencias telefónicas, las entrevistas de los diputados con los electores. Pero para el diálogo se necesitan varias condiciones – la existencia del orden civil que ahora están torpedeando la junta y los países occidentales, y la estatalidad en plan de avance evolucionista y comprensión de la responsabilidad ante el país. La serenidad, paciencia, autocritíca, respeto mutuo y honradez delante de sí mismo, así como la visión del futuro tienen que ser una base de cualquier diálogo. Es evidente que el diálogo no lo necesiten ni los líderes de los países occidentales, ni los alternativos. La Unión Europea tampoco necesita la colaboración con Belarús. Y, por desgracia, como muestra la experiencia en otros países, no se excluyen las provocaciones por parte de los radicales”.

El experto resaltó que todos los llamamientos a la introducción de sanciones contra Belarús tienen que considerarse como injerencia agresiva en los asuntos internos. “Belarús siempre estaba en contra de la violencia. La conversación en términos de ultimato con el pueblo y las autoridades belarusas es inadmisible. Cualquier intento de minar la situación tiene que reprimirse de acuerdo a la ley independientemente del estado y convicciones políticas en nombre de la libertad e independencia. El Estado obligatoriamente tiene que guardar el sentido de conservación, en otro caso perderemos el país”, añadió.-0-

Últimas Noticias de Belarús