Proyectos
Servicios
Órganos estatales
Flag Sábado, 8 Mayo 2021
Minsk 0°C
Todas las noticias
Todas las noticias
Economía
23 Junio 2020, 14:57

Con orgullo en corazón: El secreto del complejo agrícola Snov

Entrando en la ciudad agrícola de Snov en la región de Nésvizh, viendo buenas casas y patios cómodos, buenos caminos, orden, se imagina: “Así es la aldea del futuro, con la presencia invisible de una mano fuerte del dueño”. La ciudad agrícola se desarrolla y se amplía mientras se desarrolla su núcleo, un complejo agrícola Snov. En la producción de ciclo completo – desde el cultivo del material de base hasta la venta de productos de carne y leche – cada año se introducen las tecnologías modernas, equipos eficaces. Con todo eso la labor en la agricultura sigue siendo difícil, empieza con el amanecer y no sabe fines de semana. Es que los frutos de tal trabajo son productos siempre frescos y más sabrosos, es el salario digno, la casa cómoda y ocio útil. La corresponsal de BelTA se aseguró de que los habitantes de Snov están orgullosos de su trabajo.

Se prohíbe trabajar mal

Si generalizar todo que incluye la economía polifuncional, se trata de seis brigadas de campo, ocho granjas de ganado bovino, complejo de cría de cerdos, granja avícola, empresa de carne, talleres de transformación de leche, de producción de forrajes, talleres de reparación, técnica, sector de construcción, taller de producción de oxígeno, taller de harina de carne y huesos, red comercial.

Sin exageración se puede decir que Nikolái Radomán – que quince años encabeza la empresa – continúa con éxito el asunto de dos dirigentes anteriores. La mayoría votó por Nikolái Radomán como jefe de la empresa. “Es posible que su papel haya jugado el hecho que soy de aquí: mis abuelos, padres trabajaban aquí. Para mí es una gran responsabilidad por la vida del lugar donde nací, donde te conocen todos. Se prohíbe trabajar mal”, comentó.

La empresa fundada en 1951 por la unión de seis economías pequeñas en un koljós Kalinin era fuerte. “Lo principal era que entendía adónde desarrollarse, qué hacer, cómo modernizar y ampliar producciones”, explicó el presidente de la entidad. Como primeros pasos era la reconstrucción y nueva construcción en el complejo de cría de cerdos. Si hace 15 años eran 18 mil cabezas, ahora ya son 38 mil cabezas. Se ampliaban otras producciones también. El ganado lechero creció desde 1500 cabezas hasta 2850. El número total del ganado bovino aumentó desde 9600 hasta 18 mil. “En general aumentamos la producción de la carne y leche en esos años en 3,5 veces”, resumió Nikolái Radomán.

Con todo eso está seguro de que hay posibilidad de mejorar esos índices: con la ayuda de la ciencia, tecnologías y trabajo concienzudo. “No tenemos dinero en las cuentas, todo dirigimos a la modernización, mecanización, construcción, compra de nueva técnica, se refiere a todas las ganancias menos dividendos (10 %) y medios de la esfera social. El año pasado recibimos 8,5 millones de dólares del beneficio líquido”, compartió.

Invirtiendo al máximo en el desarrollo de la producción, el dirigente entiende que su recurso principal es la gente. El salario comprende un 18-20 % de todos los gastos de la empresa, en 2019 su dimensión medio mensual era 1084 rublos belarusos, entre enero y febrero del año actual constituyó 1097,5 rublos belarusos. “Para atraer a la gente se necesita un estímulo material. Hablando francamente: trabajar por la idea está bien, pero el salario es más importante. En especial el salario que se paga siempre y a tiempo. Entonces una persona está segura del futuro. También construimos mucha vivienda, al año son 20 pisos”, relata su filosofía Nikolái Radomán.

Otro estímulo para los trabajadores permanentes (son 1200 personas, más 700 personas asalariadas) es el derecho de recibir dividendos, la dimensión depende de los años de trabajo y su complejidad.

Inversiones en su región

“En Snov hay mucho para la vida, en algunos centros regionales no hay tales cosas: piscina cubierta, sala deportiva, etc.”, asegura Nikolái Radomán. “Por ejemplo, café, hotel adonde alojamos a los estudiantes que llegan para prácticas”, agregó.

Los jóvenes especialistas en la empresa se quedan después de la práctica porque sienten que a ellos les necesitan si están dispuestos a trabajar. Reciben la vivienda, buen salario, días de descanso, tutores. También perspectivas de desarrollo. Es que el mismo Nikolái Radomán trajo la mayor parte de innovaciones tras el conocimiento de la ganadería en EEUU, Israel, Canadá, otros países. Además, al complejo también llegan distintas delegaciones de otras regiones belarusas, del extranjero.

La empresa construyó en Snov muchas entidades sociales. “El año pasado empezó a trabajar un centro infantil, su construcción costó 180 mil dólares”, relató Nikolái Radomán.

El dirigente de la economía apoya también a los talentos locales. “Pagamos becas a los niños que participan en las olimpiadas, a los niños que glorifican la tierra esa con sus éxitos deportivos”, relató.

La inversión del complejo agrario en la esfera social es colosal, anualmente son cerca de 400 mil dólares.

Ciclo completo

La transformación de la carne en el complejo agrícola Snov es una serie de producciones donde en la fase final se forma y se envía a la red comercial la producción hecha. Todo el ciclo tiene control máximo en cada etapa con arreglo a las exigencias de las normas veterinarias y sanitarias. En 2018 fue introducido el sistema de trazabilidad durante la transformación de la carne de cerdo, carne de vaca basándose en la recogida automática de datos sobre cada etapa de la producción. El comprador si tiene tal deseo puede ponerse al tanto de la procedencia de materia prima hasta animal concreto o partido.

La jefa del taller de embutidos Alla Miranóvich recordó que en 1992 cuando empezó a trabajar en la empresa aquí hacían 600 kg de la producción al día, ahora son 36-40 toneladas. El número de trabajadores del taller creció en más de 20 veces. Ahora aquí trabajan cerca de 200 personas.

“Hacemos más de 350 denominaciones de la producción. Al mismo tiempo conservamos las mejores tradiciones y nos quedamos fieles a la calidad. Por la calidad responde cada uno. La garantía del éxito es la disciplina”, está segura Alla Miranóvich. Además, anualmente se compone el programa “Calidad” que incluye la compra de instalaciones, modernización de talleres, mejora de tecnologías, capacitación del personal.

“Diariamente en el taller de materias primas se transforman 15 toneladas de la carne de vaca, 17-20 toneladas de la carne de cerdo, 5 toneladas de la carne de aves para la propia producción. De estas materias primas se reciben 40 toneladas de embutidos y 23 mil botes de conservas”, relató Olga Stankévich.

Lo que se produce en un día por la noche se pesa y empaca y se envía a la red comercial, a la exportación.

Nikolái Radomán comparte los planes de ampliar la red comercial en las aldeas cercanas.

Ekaterina Kniázeva,

fotos de Oksana Manchuk,

BelTA.-0-

Síguenos en
Twitter
Últimas Noticias de Belarús